• El director de Estrategia y Creatividad de Best Relations la define como conectada, prosumidora, participativa y dueña de la propiedad emocional de la marca
  • El presidente de Dircom Aragón subraya la necesidad de “comunicar la comunicación” para reivindicar el papel de los responsables de esta disciplina como gestores de la reputación

El Anuario de la Comunicación, que edita anualmente la Asociación de Directivos de Comunicación (Dircom), cumple 20 años al servicio de los profesionales del sector. Y para celebrarlo, en esta ocasión ha echado la vista atrás para ver el camino recorrido a lo largo de estos años, al tiempo que ha puesto el foco en el papel del dircom de antes y el de ahora, así como en la evolución de la comunicación en sus diferentes aspectos. De hecho, la Generación Hit ha protagonizado la presentación de la publicación en Zaragoza.

En este contexto, la directora del Gabinete de Presidencia y Relaciones con los Medios de Comunicación de Ibercaja, Genoveva Crespo, ha destacado la creciente relevancia que está adquiriendo el directivo de comunicación dentro de las organizaciones. Por su parte, el presidente de Dircom Aragón, Ricardo Pereda, ha reflexionado sobre la necesidad de comunicar la comunicación para reivindicar el papel del dircom como gestor de la reputación y de los activos intangibles.

Durante la presentación del Anuario de la Comunicación se ha puesto de manifiesto que vivimos en la era post-sociodemográfica, en la que se fragmentan las audiencias por gustos, pasiones e intereses. Y es en esta época en la que la Generación Hit cobra protagonismo. Y así lo ha resaltado el director de Estrategia y Creatividad de la agencia de consultoría de Comunicación Best Relations, Diego Rivera, que ha definido a esta generación como “conectada, prosumidora, participativa y dueña de la propiedad emocional de la marca”.

Generación Hit: de contenido en contenido

La Generación Hit consume, comparte y crea contenido, con el que se relaciona de forma rápida, superficial y fragmentada. “Para las empresas es relevante el contenido y para el público es más relevante el tiempo”, ha subrayado el representante de la agencia de comunicación, al tiempo que ha añadido que la cuestión que se plantean las organizaciones es cómo llamar la atención de un público que recibe 3.000 impactos al día. Rivera ha explicado que se debe hacer una comunicación por niveles de profundidad, en la que el primer nivel sea relevante para el público: que hable sobre ellos, que utilice su idioma, que observe y analice sus preocupaciones y pasiones, que emplee sus códigos culturales, que sea transparente y sincera y, sobre todo, que valore su tiempo

Rivera ha señalado que cuando se cumplen estas premisas, se cumple el principio de brand democracy, es decir, que la propiedad intelectual pertenece a las marca, pero la propiedad emocional es del público. Ejemplo de ello son experiencias como Booking o Nike, en las que el éxito radica en la interacción de los usuarios. Al final, “lo importante es tener una buena historia que contar”, ha concluido el representante de Best Relations.