Bajo el pretexto de los 40 años de autonomía, y con ánimo de “no gastarse ni un céntimo más de lo imprescindible”, la Junta de Andalucía va a cambiar la identidad corporativa. Para Bendodo, es “es buen momento para cerrar una etapa con sus luces y sus sombras y abrir una nueva de esperanza hacia el futuro, que liderará este Gobierno”. Es decir, el gobierno del cambio está imponiendo su sello y ahora quiere empezar a construir su marca.

Un “asunto menor” para el consejero pero de gran calado para la administración autonómica pues implica a uno de de los símbolos principales, con los de la bandera y el escudo, donde se reconocen los andaluces. La marca envuelve el sentir andaluz y es la imagen de los andaluces y andaluzas a través de la institución de su autogobierno.

Bendodo, que ha aclarado que aún no se ha elegido el modelo ni se ha decidido cuándo se procederá al cambio, sí ha recalcado que no van a “manosear el logo de la Junta”. De momento, sí se ha aireado el perfil de la nueva enseña, concretamente el pasado domingo en el Diario de Sevilla. Un nuevo diseño centrado centrado en la “A” de Andalucía en vez de la apuesta figurativa del “parapente”.

Además, se reducirá la exposición del hecho identitario porque “vaya donde vaya se encuentra el logo de la Junta en todos lados”,  y “eso no puede ser”, según comenta el consejero. Para ello, tendrán que desarrollar un nuevo manual de identidad corporativa y cada consejería tendrá que definir su uso y utilización. Quizás habrá que empezar determinando dónde sobra.

Igualmente, ha manifestado que “queremos menos logo y más gobierno, menos imagen y más eficacia, creo que es un tema menor”, ha enfatizado.

Respecto, a la inversión que supone un cambio que afecta a mobiliario, papelería, señalética, adaptaciones de la administración digital o transporte, ha aclarado que no se gastarán “ni un céntimo más de lo imprescindible”, añadiendo que “conforme se vayan terminando los logos antiguos repondremos con los nuevos”. “No vamos a hacer un exceso de gasto”, ha reiterado.

El portavoz del Ejecutivo autonómico ha recordado que el cambio de logotipos “se hace en todos lados”, en administraciones y empresas, “para ir renovando”. “Es algo normal y creo que es un tema menor”, ha finalizado.

Críticas de la oposición

La secretaria general del PSOE-A, Susana Díaz, ha calificado de “frivolidad” el proceso iniciado por el Gobierno andaluz para cambiar el logotipo oficial de la Junta de Andalucía ante el coste que acarreará, según ha observado, la sustitución de la imagen corporativa en la documentación e indumentaria de los profesionales públicos toda vez que “le están diciendo a 2.000 niños que no tienen comedor escolar en Jaén que el año que viene ya veremos”.