• ‘Juana Biarnés. A contracorriente’ repasa la carrera de la primera mujer reportera gráfica profesional y su testimonio gráfico del fin del franquismo y la democracia
  • La muestra, que se puede visitar hasta el 10 de septiembre, es una de las principales exposiciones del Festival Internacional de Fotografía y Artes Visuales PhotoEspaña 2017

Bajo el título de Juana Biarnés. A contratacorriente, la que fuera primera mujer reportera gráfica profesional en España hace un recorrido por su trayectoria que, a su vez, es testimonio gráfico del fin del franquismo y la democracia. La muestra, que se puede visitar en La Lonja de Zaragoza hasta el próximo 10 de septiembre, es una de las principales exposiciones del Festival Internacional de Fotografía y Artes Visuales PhotoEspaña 2017.

La exposición está integrada por 90 fotografías en blanco y negro que constituyen un documento singular sobre una época y una sociedad, la española, inmersa en el vértigo de los cambios que significaron su más profunda transformación en muchas décadas, todo ello a través de sus personajes, sus mitos, sus ritos, y sus contrastes. La fotógrafa (Terrasa, 1935) estudió en la Escuela de Periodismo y desde joven cubrió acontecimientos deportivos en un mundo marcadamente masculino para luego retratar los cambios de la época.

Fue la mujer que se coló en el avión y en el hotel de los Beatles para conseguir una exclusiva histórica; la que fotografió a Jackie Kennedy, Louis Armstrong, Marisol, Yul Brynner, Dalí, Jack Lemmon, Orson Welles o Roman Polanski; la que retrató a un joven y desconocido Joan Manuel Serrat, la fotógrafa personal de Raphael, la que cubrió el rodaje de Primera plana de Billy Wilder, la gala de los Oscar, y así, mil historias más.

Como señala Chema Conesa, comisario de la muestra, “su condición de mujer y pionera le obligó a enfrentar la continua sospecha y el examen de una profesión masculinizada y poco dada a ampliar horizontes. Lo suyo fue el triunfo de un carácter decidido, firme y vital que terminó por abrirle las puertas de una profesión que descubrió en su mirada registros de naturalidad, espontaneidad y cercanía, desconocidos para la rigidez de la fotografía de prensa del momento”.