• La compañía castellano y leonesa refuerza su apuesta por la comunidad gallega con la adquisición de una bodega en la DO Ribeiro
  • El nuevo proyecto, que se desarrollará bajo el nombre de Casar de Vide, se pone en marcha con el objetivo de convertirse en una de las referencias vitivinícolas de la región

La marca Matarromera se extiende por tierras de Galicia con una nueva bodega. El presidente de Bodegas Familiares Matarromera, Carlos Moro, ha decidido reforzar su apuesta por la elaboración de vinos en Galicia. Moro ha anunciado la adquisición de una bodega situada en el municipio orensano de Castrelo de Miño a escasos metros del propio río Miño. De esta manera, el grupo fundado por Carlos Moro suma ya diez bodegas en las denominaciones de origen más importantes del país.

Casar de Vide es el nombre escogido para este nuevo proyecto de bodega que extenderá la marca Matarromera por Galicia. Casar, porque es la denominación de los hogares tradicionales gallegos. Y Vide por su pertenencia al Concello de Vide, famoso por su tradicional cultivo de la vid. La bodega está ubicada en pleno corazón de la D.O. Ribeiro, la más antigua de Galicia. Y nace con el objetivo de convertirse en una de las referencias vitivinícolas de dicha región, donde la excelencia y la calidad son señas imprescindibles de identidad, tanto en sus métodos de producción como en sus admirados vinos.

Para Carlos Moro, presidente de la compañía, “este proyecto responde a nuestro deseo de buscar nuevos horizontes para elaborar vinos singulares de las comarcas vitivinícolas más diferenciales de nuestro país”. Precisamente, el objetivo de Matarromera en esta bodega es apostar por la elaboración de vinos blancos de uvas autóctonas que destaquen por su elegancia y sutileza, que transmitan frescura, delicadeza y que contribuyan a seguir aportando fama y reconocimiento internacional a la Denominación de Origen.