• Más de la mitad de las firmas reconoce que su estrategia de marketing digital se limita a su web y redes sociales
  • Sólo una de cada 10 compañías ofrece una experiencia digital personalizada y aún hay un 11% de empresas que no mide sus resultados digitales

El marketing digital se ha convertido en una de las principales armas de las empresas para llegar a sus audiencias, para comunicarse e interaccionar con ellas. En este sentido, el valor estratégico que le den las firmas a esta actividad va a determinar su grado de madurez digital. Y, según la última encuesta realizada por Prodware, las empresas españolas tienen poca madurez digital.

De los siete niveles establecidos por el estudio, más de la mitad de las compañías españolas se encuentra entre los niveles 1 y 2. En este contexto, la misma cantidad de empreas afirma que su presencia online se limita a su web y redes sociales, para distribuir su propio contenido.

Además, la encuesta pone de manifiesto el bajo índice de personalización que ofrecen las empresas en las experiencias digitales (a pesar de que es uno de los medios más efectivos para que las firmas orienten el contenido de los canales digitales hacia los intereses y preferencias de sus usuarios). Sólo un 10% de las empresas reconoce ofrecer una experiencia digital personalizada.

También queda patente la necesidad de que las compañías adopten estrategias de movilidad para sus activos digitales y así mejorar la relación con sus clientes. Un 46% de las empresas reconoce que aún no se ha adaptado a los entornos multidispositivo.

La medición de resultados es fundamental en una estrategia de marketing digital para poder saber la efectividad de las acciones. Sin embargo, todavía hay un 11% de compañías que no mide sus resultados digitales. En cuanto a la implicación de los directivos, sólo el 38% de los encuestados reconoce que la dirección está muy implicada. Un tercio de los participantes afirma que la implicación es media y el 29% restante dice que es baja.