• El comité de empresa de Telefónica Servicios Audiovisuales ha convocado un paro parcial desde las 22 horas del 2 de octubre hasta las 6 horas del 3 de octubre
  • El objetivo de las protestas es mejorar las condiciones laborales de los trabajadores de la compañía encargada del mantenimiento y explotación técnica de los equipos en la radio y televisión aragonesas

El comité de empresa de Telefónica Servicios Audiovisuales (TSA) Aragón, compañía que presta su servicio en la Radio y Televisión Aragonesas, retoma las movilizaciones iniciadas en Semana Santa, para reclamar la mejora de sus condiciones laborales. El próximo paro parcial se ha convocado desde las 22 horas del 2 de octubre hasta las 6 horas del 3 de octubre.

La protesta coincide con la retrasmisión del partido de liga entre el Real Oviedo y el Real Zaragoza en Aragón Radio y los programas deportivos de Aragón TV, La Jornada y El Avispero, previstos con motivo de dicho encuentro.

Los representantes de los trabajadores recuerdan que el nuevo paro es una continuación de los llevados a cabo en los últimos meses “como consecuencia de la dejadez y falta de vigilancia sobre las empresas subcontratadas en una corporación pública, como es el caso de TSA, y que ha permitido a éstas ignorar la legislación laboral vigente y actuar a su antojo contra sus plantillas”, denuncian.

Desde el comité recuerdan que el personal de estas plantillas es el que hace posible el funcionamiento de la radio y televisión aragonesas “y no merece estar sometido a un sistema de subcontratación pervertido que ha conseguido que dichas plantillas sobrevivan precarizadas y empobrecidas”. En este sentido, han señalado que mientras TSA ha ido siendo compensada en sus contratos con la CARTV por los sucesivos incrementos del IPC, éstos no se han repercutido en los salarios.

El objeto de la huelga es la reclamación de mejoras en el convenio colectivo, el reconocimiento de la antigüedad en la empresa, la compensación de fines de semana y festivos, mejoras en la coordinación en materia de prevención de riesgos laboral y medidas de apoyo a la conciliación familiar.

“El inmovilismo de TSA, acompañada del incremento de la conflictividad laboral y una situación continua de enfrentamiento y desdén hacia la legislación laboral, nos fuerza a llegar hasta el último recurso que tienen los trabajadores ante esta situación de desamparo: la huelga”, explican desde el comité de empresa de TSA en Aragón en un comunicado.