• La compañía burgalesa presenta ‘La tienda LOL’, un lugar en el que comprar los chistes más populares donde Franco, los funerales o los discapacitados son algunos de los grandes protagonistas.
  • Algunos de los personajes más conocidos del humor y del espectáculo forman parte del reparto del spot cuyo lema reza que “el humor no debería de ser un lujo, sino un bien de primera necesidad”.

Si algo bueno tiene la Navidad (además de las comilonas y los reencuentros), son los anuncios. La publicidad se trabaja durante meses para ofrecer a los consumidores esos spots cuyo fin es que permanezcan en la memoria año tras año. Anuncios esperados que se hacen virales en pocas horas y que dan mucho que hablar. Y, si alguien sabe hacer eso bien, es Campofrío.

De la mano de McCANN, la multinacional ha vuelto a usar el humor como hilo conductor y ha presentado ‘La tienda LOL‘, una forma elegante de elogiar parodiar -y defender- algo tan nuestro como son los chistes.

Con Silvia Abril como protagonista, el anuncio, de tres minutos de duración, quiere destacar que “en los tiempos que corren hacer un chiste puede salirte caro“. La humorista entra en ‘La tienda LOL’ para comprar un chiste y es recibida por Antonio de la Torre y Belén cuesta, encargados de mostrarle todos los productos de los que disponen.

Menciones a chistes feministas, sobre la monarquía o Franco, e incluso un guiño a la broma de Dani Mateo y la bandera española son sólo algunas de las opciones que se pueden encontrar en tan singular tienda y en la que, por supuesto, no podían faltar Martes y Trece o Eugenio, encargado de cerrar el anuncio.

En el spot aparecen también caras tan conocidas como la de Kike San Francisco, El Langui, Azúcar Moreno o Jaime Peñafiel.

Además, para que la ‘experiencia consumista‘ de chistes no se quede sólo en un anuncio, Campofrío ha creado una web en la que se puede pasar un buen rato escuchando y/o viendo chistes clasificados por categorías entre los que no faltan, por supuesto, los cuñados, la cena de empresa o los niños, entre otros.