• El buscador favorece siempre a su propio sistema de venta de artículos, según las autoridades comunitiarias
  • La sanción podría ser superior a los 1.000 millones de euros

La Unión Europea estudia multar a Google con más de 1.000 millones de euros por utilizar su posición dominante en el mercado de los buscadores de Internet para favorecer a su propio sistema de venta de artículos. De imponerse esta sanción, sería una de las multas más elevadas interpuestas desde Bruselas.

Según informa The Guardian, Google habría favorecido en los resultados de sus búsquedas a su servicio de comparaciones de precios Google Shopping. Los investigadores de la Comisión Europea apuntan que esta herramienta siempre aparece entre los primeros puestos porque el algoritmo del buscador la favorece injustamente, y de ahí la penalización que se quiere imponer desde Bruselas. La comisión lleva siete años estudiando esta posibilidad, y ya el pasado mes de julio reiteró sus sospechas de que Google estaba actuando injustamente.

La cifra de la multa podría aumentar si, como la legislación europea estimula, se penaliza con un 10% de los beneficios obtenidos en el anterior año fiscal. A su vez, de no acordar unas medidas para que cambie la situación del buscador de Google Shopping, podrían multarles también con un 5% de su volumen de negocio diario.

Según The Financial Times, la institución europea busca igualar o superar la multa interpuesta a Intel por competencia desleal, que ya alcanzaba los 1.000 millones de euros.

De momento, la única respuesta que Google  ha dado a estas acusaciones es que la Unión Europea carece de pruebas para acusarles de beneficiar a sus propios servicios a costa de otros, sobre lo que Kent Walker, consejero general de Google, ya escribió en el blog oficial de la compañía en noviembre de 2016.