• El coste por habitante de los servicios audiovisuales públicos de proximidad en España es de 27,6 euros frente a una media europea de 65 euros, más del doble
  • Los recursos presupuestarios de las radiotelevisiones públicas autonómicas de España se reducen un 47% entre 2011 y 2018, mientras que los de corporaciones alemanas o belgas suben 6% y 8% respectivamente

Las radiotelevisiones autonómicas españolas cuestan menos de la mitad que las europeas. Y es que mientras el coste por habitante de los medios audiovisuales públicos de proximidad en España es de 27,6 euros por habitante, la media europea es de 65 euros, más del doble, alcanzando los 84,6 euros en Alemania.

Esta es una de las principales conclusiones que se desprenden de la segunda edición del Estudio Panorama actual y tendencias de la radiotelevisión pública en Europa, liderado por la Universidad de Santiago de Compostela, en colaboración con las Universidades de Valencia, Málaga, Castilla-La Mancha, Barcelona, Madrid, Vigo, Carlos III de Madrid y A Coruña. Se trata de la actualización y continuación de este informe realizado para FORTA con el objetivo de analizar la evolución del impacto de los servicios audiovisuales públicos en un entorno social y económico, así como los desafíos a los que se enfrentan.

PresupuestoAutonomicasPorHabitante

El estudio -que ha sido presentado en Zaragoza por el secretario general de la FORTA, Enrique Laucirica, y la directora general de la Corporación Aragonesa de Radio y Televisión, Teresa Azcona- también pone de relieve que mientras los presupuestos de las radiotelevisiones públicas autonómicas de España se redujeron en un 47% entre 2011 y 2018 -un recorte de 509 millones de euros, situándose su presupuesto global el pasado año en 1.080 millones de euros-, los de las corporaciones regionales de Alemania aumentaron un 6% entre 2011 y 2016 –algo más de 400 millones de euros- y los de las de Bélgica subieron un 8% en el último periodo citado. 

El estudio también apunta otra evidencia de la debilidad de la financiación de las televisiones autonómicas si se comparan con la media europea y que es que, al cierre de 2016, el presupuesto medio del conjunto de las radiotelevisiones de FORTA suponía un 1,12‰ del PIB, es decir, 1,12 euros dedicados a dar soporte al servicio de radiotelevisión pública por cada 1.000 euros de PIB. Esa cifra dista mucho de la media de la UE que en ese año estaba en 2,25 euros por cada 1.000 euros del PIB. Exactamente el doble, una nueva evidencia de la debilidad de la financiación autonómica en España si se compara con la media europea.

De esta manera, en términos de indicadores por habitante, hogar, PIB y poder adquisitivo de los ciudadanos, los modelos regionales de Alemania (ARD) y Bélgica (RTBF y VRT) no solo duplican sino que triplican, respectivamente, a los presupuestos de las servicios audiovisuales públicos autonómicos que pertenecen a FORTA.

Financiación, cloud computing y plataformas digitales, entre los retos del sector

Según el estudio, la necesidad y el valor de los medios audiovisuales públicos de calidad no solo siguen siendo relevantes sino que están en alza en la narrativa institucional de los organismos de la UE y de la mayoría de los estados, frente al dominio de las comunicaciones y de los mercados audiovisuales por parte de las plataformas digitales globales. Así, los medios audiovisuales públicos son responsables de la preservación de la diversidad y competencia audiovisual, del interés por los contenidos de proximidad, del apoyo y potenciación de las industrias culturales y creativas regionales o locales.

Pero para mantener la sostenibilidad de los servicios audiovisuales públicos son necesarios sistemas de financiación estable, suficiente e independiente, aunque necesariamente sometidos a los principios de eficiencia, transparencia y rendición de cuentas. En este sentido, el servicio audiovisual público europeo se enfrenta al reto de buscar nuevos modelos de financiación.

A este reto, se unen otros desafíos para la radiotelevisión pública europea que debe construirse en torno a las plataformas digitales, la nube, la monetización de los datos e incluso en el horizonte del blockchain que anticipa la prospectiva de la cuarta revolución de la sociedad de la información y el conocimiento.

Periodismo de investigación, lucha contra las fake news y narrativa inmersiva

En un análisis más enfocado en la labor de los medios públicos en Europa, el informe pone de relieve la necesidad de recuperar el periodismo lento, de investigación, de explicación y servicio público, para contrarrestar la acelerada dinámica de la actualidad light marcada por la inmediatez de los nuevos medios y redes sociales.

En la misma línea, cobran importancia la verificación y alfabetización contra la desinformación, las noticias falsas y las campañas xenófobas que transgreden los principios de los derechos humanos y los valores humanistas europeos de respeto a la diversidad cultural, lingüística y social. Las principales corporaciones audiovisuales públicas han aplicado herramientas y programas de verificación de fake news así como acciones concretas de alfabetización dirigidas especialmente a los públicos jóvenes para reforzarles el espíritu crítico y transmitirles el valor de la información de confianza y creíble.

En este sentido, desde FORTA se están poniendo en marcha diferentes iniciativas para combatir la proliferación de noticias falsas como el reciente lanzamiento de un decálogo común denominado “Si dudas, no compartas” en el que se ponen de relieve los diferentes aspectos a tener en cuenta para detectar una posible fake new.

Otra de las tendencias en auge es el de la experimentación en materia de narrativas inmersivas, con aplicación de la realidad virtual y el video 360º. En este sentido, en torno al 72% de las televisiones públicas europeas han producido contenido inmersivo en alguna ocasión hasta mediados de 2018, siendo la música, las noticias de actualidad, la cultura y los deportes los temas más recurrentes en este creciente fenómeno inmersivo.