• La cadenas de la FORTA se lamentan de la existencia de un mercado publicitario cada vez menos equitativo
  • Atresmedia y Mediaset, con cerca del 50 % de la audiencia entre ambas, se llevan el 86 % de la tarta publicitaria

El conflicto entre las televisiones autonómicas representadas por la Federación de Organismos y Entidades de Radio y Televisión Autonómicos (FORTA) y los grupos Atresmedia y Mediaset ha vivido en los últimos días una nueva escalada de reproches y advertencias. La presidenta de la FORTA, Carmen Amores, ha mandado a la CNMC, el organismo encargado de regular el mercado audiovisual español, un mensaje señalando que “sería muy deseable una mayor atención y vigilancia de las normas que rigen en un mercado publicitario cada vez menos equitativo, reflejo de un preocupante proceso de concentración”.

Amores, que ha protagonizado el último Foro de la Nueva Comunicación, ha pedido garantizar la “convivencia de todos los agentes” en un entorno de “competencia leal”. Su queja se basa en el hecho de que Atresmedia y Mediaset que acumulan entre ambas cerca del 50 % de la audiencia se llevan el 86 % de la tarta publicitaria, un porcentaje que las autonómicas consideran que es excesivo.

Recientemente, el presidente de la CNMC, José María Marín Quemada, calificó de “inquietante” el duopolio entre Mediaset y Atresmedia. Y añadió: “el aglutinamiento de los canales de televisión en solo dos grupos que ha tenido lugar en el pasado hace que a otros más pequeños no les llegue la publicidad”. Por el contrario, los directivos de ambos grupos han manifestado que su liderazgo es el resultado de la libre competencia del mercado audiovisual. Hace unos, Alejandro Echevarría, presidente de Mediaset, declaró que el hecho de “que exista un duopolio en el sector audiovisual no es una cosa rara ni ilegal”.

Por su parte UTECA, la Unión de Televisiones Comerciales en Abierto, considerada como el lobby de las televisiones, se mostró muy clara hace unas semanas: “Seremos implacables en la denuncia de cualquier actuación que pretenda limitar artificialmente lo que debe ventilarse en el marco de la estricta competencia”.