• Estudio Versus se ha encargado de crear el logotipo de la marca, que apuesta por una identidad realizada en torno al proyecto Cielos de Ascara y que alude al territorio
  • Boliches de Ascara, miel de trashumancia, legumbres autóctonas y cultivos recuperados, capones o pavo de la tierra son algunos de los productos ecológicos que se distribuirán bajo la marca

La marca Legado de Ascara llega al mercado. La Asociación Tutelar Aragonesa de Discapacidad Intelectual, ATADES, ha presentado en Jaca la marca con la que distribuirá y comercializará los productos ecológicos y de máxima calidad de su proyecto  Cielos de Ascara. Boliches de Ascara, miel de trashumancia, legumbres autóctonas, cultivos recuperados, capones, pavo de la tierra y otras delicias ecológicas forman ya parte de Legado de Ascara

La presentación de la marca, igual que la creación y desarrollo del logotipo –obra de Estudio Versus– y marca corporativa, se ha realizado en torno al propio proyecto Cielos de Ascara y aludiendo al territorio. Y es que Cielos de Ascara está plenamente arraigado en el territorio, ya que trabaja con las personas que viven en él y de el que devienen todos los resultados que ya está propiciando.

La iniciativa trabaja en la recuperación de cultivos autóctonos en vías o peligro de extinción y en la agricultura y apicultura ecológicas, entre otras áreas de actuación, mediante la formación, contratación e integración de personas con dificultades de inserción sociolaboral, en colaboración con el Instituto Aragón de Empleo (Inaem), el Ayuntamiento de Jaca y las comarcas de Jacetania y Alto Gállego. Cielos de Ascara está plenamente arraigado en el territorio, trabaja con las personas que viven en él y de él devienen todos los resultados que ya está propiciando.

Un legado solidario, bello y responsable

El origen del reto que ahora nace se sitúa en la herencia solidaria de una familia de Ascara, en un privilegiado entorno del Pirineo aragonés, en la Comarca de la Jacetania. Ello hace de Cielos de Ascara un proyecto de singular belleza y responsabilidad. Situado, además, en un entorno natural privilegiado, entre los valles de los ríos Estarrún y Aragón, y rodeado de “colosos” pirenaicos como los picos Bisaurín y Collarada, el monte Cuculo y la Peña Oroel.

Además, la implicación social del proyecto -impulsado por ATADES y respaldado por su Centro Especial de Empleo “Gardeniers”-, así como su potente efecto dinamizador en las comarcas pirenaicas, han propiciado el respaldo y asunción por parte del Centenario del Parque de Ordesa y Monte Perdido como proyecto propio de Responsabilidad Social Corporativa.