• El presidente de la Asociación de Directivos de Comunicación celebra un encuentro con los socios de la delegación aragonesa para presentar las líneas fundamentales de actuación de su junta
  • El máximo representante de Dircom considera que los reponsables de Comunicación no pueden quedarse en contar las cosas, sino que tienen que hacer que pasen

El presidente de la Asociación de Directivos de Comunicación (Dircom), Miguel López-Quesada, ha celebrado un encuentro con los socios de la delegación aragonesa de Dircom, en el que ha definido las líneas fundamentales de actuación de su junta. López-Quesada ha subrayado el alineamiento que esos ejes de trabajo tienen con su percepción de lo que los profesionales de la comunicación corporativa deben ser hoy: “Creo que los dircoms hemos perdido punch en lo social, en temas candentes: no podemos quedarnos en contar las cosas, tenemos que hacer que pasen”.

El desayuno ha servido para que los socios de Dircom Aragón, así como un grupo de profesionales de la comunicación corporativa de la comunidad, conocieran los proyectos de la nueva junta, que tomó posesión el pasado mes de noviembre. Ese nuevo modelo se ha encarnado también en la nueva estructura de vocalías, ordenada en áreas y grupos de trabajo que buscan ser “más participativos, sumar talento y que realmente nuestros socios tengan la percepción de que Dircom, con todos los territorios y el impulso que nos generan, somos un único Dircom”, ha explicado el presidente de Dircom

Compromiso, desarrollo del talento, innovación, defensa de la verdad, internacionalización, participación… Miguel López-Quesada ha desglosado los temas que quiere impulsar en su mandato y cómo se corresponden con el papel activo que quiere darle a la asociación y a los propios profesionales. “No debemos quedarnos en lo táctico, sino trabajar a largo plazo, en la reputación. Creo que nos hemos quedado mucho en lo interno y hemos perdido presencia relevancia social, que es algo para lo que debemos trabajar”, ha subrayado el presidente de Dircom.

“A la sociedad le importa el compromiso. Y yo defiendo que los dircoms no debemos caer en debates absurdos, sino que debemos aportar nuestra defensa de la ética y la verdad, aportar nuestra visión transversal, al margen de lo político”, ha defendido López-Quesada. “Lo que nosotros opinemos sobre cómo se ha comunicado en la crisis o en el procés de Cataluña, en tal o cual escándalo… debe ser relevante”, ha añadido.

Esa relevancia social ha de correr, en su opinión, paralela a la relevancia interna de los dircoms en sus organizaciones: “Hay una brecha de género en la profesión de la comunicación, ejercida mayoritariamente por mujeres que cobran menos por el mismo trabajo: nos vamos a meter en eso”, ha dicho López-Quesada. “Pero también hay una brecha entre los directivos de las compañías y los dircoms. Tenemos que preguntarnos si somos buenos directivos y capaces de defender nuestra posición”.

El presidente de Dircom ha resumido esa tarea en una frase muy gráfica: “Ya hemos demostrado que somos muy buenos haciendo Com. Ahora nos toca mostrar que podemos ser buenos también como Dir“, haciendo una referencia a la función y la preparación como directivos que deben tener los profesionales de hoy: “Hablar del impacto que tenemos en la cuenta de resultados, lo que ayudamos a reclutar personas, el diferencial que aportamos a nuestras marcas a través del trabajo de intangibles. Somos los que, ante un fuego, una crisis, en la compañía, no salimos corriendo, sino que encaramos el problema y les decimos a los demás: “Si esto no lo solucionamos, nos vamos a quemar”.

Miguel López-Quesada ha animado a los asistentes a hacer efectivo ese crecimiento, esa puesta en valor de la profesión: “Nuestra visión transversal es un activo enorme que tenemos y que no está valorado como debería: debemos pensar que todo comunica y que la comunicación está en todo. Un dircom debe ayudarle a todo el mundo a entender que la comunicación es algo que pueden usar para hacer que las cosas salgan bien”.