• Decenas de jóvenes de la comunidad van a dedicar los meses estivales a adquirir experiencia y formación práctica
  • La Federación de Periodistas pide a Inspección de Trabajo un control sobre las condiciones laborales de los becarios

Las prácticas de verano son todo un rito iniciático en el mercado laboral, además de marcar, de alguna manera, el concepto del periodismo que, en el futuro, van a tener los becarios. Decenas de jóvenes han empezado a desembarcar hoy en las distintas redacciones aragonesas, aportando su frescura al día a día, a cambio de la tan ansiada experiencia y formación práctica. Sin embargo, la Federación de Asociaciones de Periodistas de España (FAPE) ha mostrado su inquietud por las condiciones laborales en las que, en ocasiones, deben desarrollar su formación práctica estos estudiantes.

“En muchos casos, reciben una remuneración salarial ínfima a cambio de jornadas maratonianas en las que se les obliga, además, a aceptar responsabilidades que escapan a su competencia”, han apuntado desde la FAPE, al tiempo que han señalado que la situación de los becarios se ha vuelto aún más preocupante con motivo de la crisis que golpea el sector periodístico.

En este sentido, desde la federación recuerdan a los editores que deben enseñar y formar a los futuros periodistas y no utilizarlos como mano de obra barata. Así, reprueba, especialmente, el fomento de los becarios de por vida, práctica que obliga a los estudiantes de Periodismo o Comunicación Audiovisual a no finalizar sus carreras universitarias o matricularse en másteres si quieren seguir siendo contratados, para mantenerles en unas condiciones laborales abusivas.

Por todo ello, la FAPE ha hecho llegar al director general de la Inspección de Trabajo, José Ignacio Sacristán, un escrito en el que se insta a este organismo a mantener un control férreo sobre la tarea que realizarán los becarios en los medios de comunicación durante las habituales prácticas veraniegas que acaban de comenzar.