• La firma cervecera presenta en el Festival de Málaga ‘Las pequeñas diferencias que hacen grande el cine’

  • La empresa, patrocinadora oficial del evento, ha diseñado una campaña promocional en más de 100 bares de la ciudad

Un año más, y ya van ocho, Cruzcampo se vuelca con el Festival de Málaga como patrocinador oficial del principal evento de cine español del territorio nacional. Para esta edición, la empresa cervecera presentó el pasado viernes la acción Las pequeñas diferencias que hacen grande el cine, consistente en la proyección de un mapping sobre la fachada del Teatro Cervantes con el que los malagueños pudieron disfrutar a través de la música y las imágenes de un viaje por los distintos géneros cinematográficos. Este espectáculo fue el punto de partida de toda una campaña especial que Cruzcampo ha diseñado especialmente para los días de Festival y para todas aquellas personas que se acerquen a disfrutar el certamen.

Además de la exhibición visual y sonora de la jornada inaugural, hasta el 26 de marzo más de cien bares de la ciudad tendrán promociones con las que conseguir entradas para el cine, consumiciones gratuitas de Cruzcampo o ganar una entrada a la Terraza Vip de Cruzcampo situada en la alfombra roja frente al Teatro Cervantes.

Una historia de amor

El Festival de Málaga y Cruzcampo cumplen ocho años de relación, una historia ‘de película’ en las que se han llevado a cabo numerosas acciones promocionales de gran impacto en la ciudad. Una de las más sonadas se produjo en el año 2012, cuando la calle Larios se convirtió en una sala de cine con más de 400 butacas hinchables que se colocaron a lo largo de la vía. Un año después, y bajo el lema ‘Un plan de película’, una claqueta gigante de 9 metros fue el soporte visual elegido por la marca para irrumpir en la vida cotidiana de los malagueños y hacer un guiño al homenajeado cine español.

En la pasada edición, Málaga se convirtió en la primera ciudad en tener una banda sonora gracias a Cruzcampo. La firma de cerveza preguntó a los malagueños en redes sociales cuáles eran los sonidos que evocaban a la ciudad a través el hashtag #LaBSOdeMálaga. Esos sonidos fueron capturados y se elevaron a la categoría de banda sonora gracias al compositor malagueño Arturo Díaz Boscovich.