• La campaña, que se desarrolla bajo el concepto ‘El mundo no necesita más comida, necesita más gente comprometida’, es obra de TBWA\España
  • La acción se compone de tres piezas audiovisuales, cuñas y menciones en radio y gráfica en exterior

La causa del hambre y la desigualdad en nuestro planeta no es la falta de recursos. Existen recursos suficientes para poder alimentar de forma digna a toda la población. La causa fundamental es cómo está organizado el sistema económico y de distribución de alimentos. Así lo cree Manos Unidas, que se ha lanzado a la batalla contra el desperdició de alimentos. Y lo hace con una campaña, desarrollada por TBWA\España, que pone el foco en las enormes cantidades de alimentos básicos que tiran cada año.

El concepto de la campaña, El mundo no necesita más comida, necesita más gente comprometida, resume la necesidad de que todos nos involucremos para conseguir un reparto más justo de los recursos.  Y hace una llamada a toda la sociedad a implicarse en el objetivo de un reparto de recursos más justo entre los países del Norte y del Sur.

La campaña de comunicación, que hace hincapié en que en torno a un tercio de los alimentos disponibles acaban desechados en la basura, mientras 800 millones de personas siguen pasando hambre en el mundo, se compone de tres piezas audiovisuales, cuñas y menciones en radio y gráfica en exterior.

El mundo no necesita más comida, necesita más gente comprometida se enmarca en el Trienio de Lucha contra el Hambre (2016-2018), en el que Manos Unidas está trabajando para dar respuesta a las causas y problemas que provocan el hambre en el mundo. Para Manos Unidas, solucionar esta lacra pasa por acompañar a los más pobres, reforzar el derecho a la alimentación de los pequeños productores, contribuir al cambio hacia unos sistemas alimentarios más justos y educar para una vida solidaria y sostenible.