• Trabajadoras de medios, agencias, gabinetes de prensa y empresas periodísticas denuncian la desigualdad laboral entre hombres y mujeres en el sector
  • Este movimiento de mujeres prevé participar con identidad propia en la manifestación del 8 de marzo en Madrid, jornada durante la que expresarán su apoyo en redes con la etiqueta #LasPeriodistasParamos

Mujeres periodistas de decenas de medios y agencias de comunicación, gabinetes de prensa, y, en general, trabajadoras de medios y empresas periodísticas han promovido estos últimos días un manifiesto de apoyo a las convocatorias de huelga general feminista. El documento, que ha recabado desde el jueves 1 de marzo más de 5.000 adhesiones, insta a todas las mujeres del sector de la comunicación y el periodismo a que se sumen a la movilización “en la medida de sus posibilidades y circunstancias”.

“Todas sufrimos el mismo machismo que las mujeres del resto de sectores –precariedad, inseguridad laboral, brecha salarial, techo de cristal, acoso sexual o ninguneos– pero con las particularidades asociadas a nuestra profesión”, indican.

Según explican en el texto, conscientes de la “relevancia social” del trabajo que desempeñan, muestran su preocupación por “la visión parcial de la realidad que tantas veces ofrecen los medios y en la que falta la presencia y aportaciones de las mujeres”. “El feminismo también es necesario para mejorar el periodismo”, destacan.

Por esta razón, las profesionales que han impulsado el manifiesto reivindican a los medios de comunicación y empresas periodísticas que tomen medidas en campos como la brecha salarial, frente a la que exigen “transparencia salarial y una revisión de categorías, complementos y criterios profesionales”.

Asimismo, piden frente al “techo de cristal”, el “derecho” de las mujeres periodistas a ocupar puestos de poder y responsabilidad, así como a ser tenidas en cuenta en las promociones profesionales para puestos intermedios. En esta línea, afirman que los espacios de opinión y las tertulias están “masculinizados” y aseguran que “hay más que suficientes mujeres periodistas y expertas que pueden equilibrar esos espacios”.

Mayores niveles de temporalidad y de inestabilidad laboral

En cuanto a las condiciones laborales, afirman que las mujeres periodistas sufren “niveles de temporalidad superiores” a los de los hombres. “De la misma manera denunciamos la inestabilidad laboral de las compañeras freelance y de las falsas autónomas, una situación de precariedad que se ha hecho habitual en los últimos años”, denuncian.

A juicio de las firmantes del manifiesto, que acuden a título personal, las dinámicas de trabajo “priorizan el presentismo y la libre disposición y son ajenas a las necesidades de cuidado que tienen todas las personas”. “Como en otros sectores, una ausencia de conciliación real perjudica más a las mujeres, que acaban modificando o recortando sus horarios para poder cuidar e incluso abandonando su empleo o cambiando de profesión”, argumentan en el texto. Reclaman frente a ello corresponsabilidad y flexibilidad, que “no debe ser un asunto de buena voluntad sino una prioridad que las empresas deben asumir para que estas tareas se repartan por igual entre mujeres y hombres”.

Por otro lado, denuncian que “son muchas las periodistas” que han sufrido situaciones de acoso por parte de compañeros y superiores, pero también de las fuentes. “El ninguneo, la condescendencia, el paternalismo y los mansplaining están a la orden del día en las redacciones y fuera de ellas, en nuestra actividad diaria. Como profesionales de la comunicación sufrimos acoso online, además de comentarios violentos y machistas en nuestras piezas”, advierten.

Este movimiento de mujeres periodistas prevé participar con identidad propia en la manifestación que tendrá lugar el 8 de marzo en Madrid, jornada durante la que expresarán su apoyo a las movilizaciones en redes con la etiqueta #LasPeriodistasParamos. La lectura del manifiesto, que está ya recabando adhesiones en www.lasperiodistasparamos.es, tendrá lugar el 8 de marzo a las 12.30 horas en la madrileña Plaza del Callao, acto que podrá reproducirse, no obstante, en otras ciudades españolas donde las mujeres periodistas se han organizado en torno a la convocatoria de huelga feminista.