• La competición ha arrancado en la estación de esquí aragonesa, donde han tenido que cocinar a 10 grados bajo cero un menú para 150 esquiadores
  • El equipo del programa ha repetido localización en el Pirineo oscense tras su visita en 2014 a la estación de Formigal-Panticosa

El Pirineo aragonés y, más concretamente, la estación de esquí de Cerler ha sido el escenario escogido por Masterchef para encender los fogones de su quinta edición. Esto ha sido después de la última prueba del proceso de selección, ya que, tras un exigente casting por toda España, el famoso concurso gastronómico de TVE ha abierto sus puertas a 50 elegidos que han tenido la oportunidad de cocinar frente al jurado formado por Pepe Rodríguez, Jordi Cruz y Samantha Vallejo-Nágera.

Sin embargo, la verdadera competición para los 16 aspirantes ha arrancado en los Pirineos, en unas condiciones extremas. En la estación de esquí de Aramón Cerler, a diez grados bajo cero, han tenido que unir sus fuerzas para formar los equipos, elegir los capitanes y organizar bien sus tareas. Allí, han servido un menú homenaje a la gastronomía de la zona para 150 niños esquiadores.

Sin embargo, no es la primera vez que Shine Iberia elige como localización las montañas del Pirineo aragonés, ni una estación del grupo Aramón, pues hace tres años sus fogones ya viajaron hasta la estación de Formigal-Panticosa.