• El color se posiciona como el principal protagonista del primer cambio que se realiza en los últimos tres años
  • Rosa, rojo o morado son algunos de los colores que lucirán las emblemáticas bolsas y vasos de la cadena de restaurantes de comida rápida

McDonald’s está dispuesto a cambiar su imagen y su CEO, Steve Easterbrook ha puesto en marcha una nueva iniciativa en la que el color se posiciona como el principal protagonista. Y es que el packaging de la marca sufre su primera modificación a nivel global en tres años.

Rosa, rojo o morado son algunos de los colores que van a la lucir a partir de ahora las emblemáticas bolsas y vasos de la cadena de restaurantes de comida rápida. Matt Biespel, director senior de desarrollo de marca de McDonald’s ha contado con un equipo de diseñadores procedentes de siete agencias para poner en marcha el que ya han definido como dynamic design.

La idea comenzó a gestarse tras las caídas experimentadas en las ventas durante 2014. El reto que se planteó entonces la marca pasaba por cómo hacer más atractivos los envases ya que es algo que millones de clientes en todo el mundo ven cada día. Easterbrook ha declarado que su objetivo es convertir a McDonald’s en una “empresa de hamburguesas moderna”. Hecho que se consigue, en palabras de Biespel, con el nuevo packaging que muestra una marca “realmente moderna y progresista”.

Por el momento la nueva imagen de McDonald’s se ha puesto en marcha en EEUU antes de dar el salto al resto del mundo. Las diferentes propuestas se nos presentan bajo los variopintos nombres de Passionate Purple, Optimistic Orange, Ocean Fresh Blue, Zesty Lime y Magical Magenta.