• El spot, obra de TBWA\España, explora las diferencias sociales y rompe con la línea energética de anuncios anteriores
  • La campaña sirve también para reforzar el lanzamiento de una gran variedad de productos para compartir y la ampliación de la oferta McDelivery en España

El amor por el fútbol, como cualquier tipo de amor hoy en día, sufre con la vida moderna. Y es que, por lo general, los partidos del Mundial se juegan en horarios de trabajo, demasiado pronto o demasiado tarde, y eso hace que la idea romántica de compartir ese momento especial con familia y amigos sea casi imposible. Por eso, la campaña publicitaria de McDonald’s para celebrar el Mundial fabula con un presidente de compañía que decide invitar a sus empleados a ver un partido de la Selección Española en su despacho.

El spot, obra de TBWA\España, quiere mostrar esa realidad agridulce y marca una gran diferencia con respecto a los clásicos clichés de videoclips energéticos asociados con McDonald’s. La música estilo Sinatra, los actores cercanos y una historia que explora las diferencias sociales recuerda a la típica comedia española, esa historia atemporal del pobre hombre rico que intenta conectar con la gente de a pie.

La campaña también refuerza el mensaje del lanzamiento de McDonald’s de una gran variedad de productos para compartir y de la ampliación de su oferta McDelivery en España, para, que estés donde estés y estés con quien estés, mejores tu experiencia.