Ángela Medrano ha estado al frente de la dirección de comunicación de TUZSA durante seis años y, desde 2014, es consultora de comunicación en Ángela Medrano. Convencida defensora de que la comunicación lidera, hoy más que nunca, el cambio social, relacional, de los modelos de negocio y de los mercados, apuesta por el valor estratégico de la comunicación a través de las distintas herramientas y posibilidades que ofrecen los soportes actuales.

  • ¿Qué es Ángela Medrano?
  • Es mi marca personal y profesional. Soy consultora de comunicación, presto servicios de asesoramiento en materia de comunicación a las empresas, partiendo de la base de que -en la actual situación de competitividad, volatilidad y cambio constante en los mercados- hacer comunicación es hacer estrategia. A decir verdad, la comunicación es la Estrategia con mayúsculas; a la hora de posicionarse, significarse, construir imagen desde un trabajo serio de la identidad corporativa, con el objetivo de proyectar una imagen positiva ligada a potentes valores diferenciadores, para que la marca sea bien percibida y reconocida por los públicos y audiencias. Trabajar bien y de forma constante la Comunicación contribuye  a generar prestigio y buena reputación y, en consecuencia, ayuda de forma definitiva a que las empresas consigan el beneficio económico por diferentes vías. Estar presente, alimentar el diálogo, informar, intercambiar, escuchar, contar… son la manera natural de evitar que nos olviden, ayuda a evitar y superar episodios críticos y consigue que nuestras marcas ocupen un lugar destacado en la mente de las audiencias, dejando la puerta abierta a toda oportunidad. Por todo ello y por el delicado tapiz que de forma consciente hemos de construir en torno a las marcas para, precisamente, construir marcas fuertes, me gusta autodenominarme Estratega de la Comunicación. Es un ejercicio completo de estrategia.
  • ¿Por qué es importante para una empresa contar con un plan de comunicación?
  • Un plan de Comunicación es un documento guía, una hoja de ruta que marca objetivos para un determinado horizonte temporal, que identifica y segmenta a los grupos y públicos de interés, que selecciona, ordena y calendariza las acciones y las herramientas de comunicación, que van a hacer realidad el cumplimiento de los objetivos del plan. Y en última instancia, marca la medición de resultados y el retorno de todo aquello que finalmente se implementa. Contar con un Plan de Comunicación garantiza y evita comportamientos erráticos y da mucho margen de maniobra, así como altas dosis de seguridad cuando ocurren imprevistos o sobrevienen crisis… Como decía Shakespeare, “las mejores improvisaciones son aquellas que se planifican”.
  • ¿Le cuesta mucho todavía convencer de esto? Cuénteme algún caso
  • Más que de convencimiento hablaría de necesidad de discernimiento. Antes de convencer, debo hacer entender a través de la información y de una honesta argumentación. La cuestión no es sólo poner en valor la utilidad y necesidad de un plan de Comunicación. A veces, el asunto es algo tan básico como resolver equívocos, errores o matizar. Sigo encontrándome con muchas empresas que consideran que hacer comunicación es tener una web y presencia en Redes Sociales, hacer una campaña de publicidad, participar en una feria u organizar un evento. Hacer Comunicación es mucho más. Es el paraguas que engloba todas esas y muchas más herramientas de las que disponemos para hacer llegar nuestro mensaje de marca a los diferentes públicos. Lo importante es hacerlo de forma coordinada y coherente para que nuestro discurso -se use la herramienta que se use- sea también coherente, sea percibido como fiable. Que nuestros hechos y actuaciones proyecten una marca de confianza… Esa es la clave y eso es lo que trato de transmitir en mi labor de asesora.
  • ¿Qué le diría a todas esas grandes y pequeñas empresas que hacen inversiones millonarias y no invierten en comunicación?
  • Que es importante hacer valer lo que se hace, lo que hace únicas a las empresas, para lo que sirve, el beneficio que significa y genera. Pero que es difícil hacerlo valer si no lo cuentas y, sobre todo, si no lo cuentas bien, pensando en tus públicos y en las herramientas y canales a través de los cuales llegar a ellos. Y esto es fundamental en un mercado global y competitivo. Para todo ello se necesita tener un plan de Comunicación.
  • ¿Cuál considera que es el principal déficit de las pymes aragonesas en esta materia?
  • El tejido empresarial aragonés se está desperezando tras el paréntesis de la crisis. Y la renovación generacional está aportando proyectos y empresas nuevas. En general y las generalizaciones no son buenas, en Aragón pecamos de excesiva timidez. Nos cuesta creérnoslo  y nos cuesta mucho contar nuestros éxitos. Estar orgullosos de los logros alcanzados y presumir  de ellos es la base para que el trabajo interno, la cultura empresarial, el orgullo de pertenencia se conviertan en valores exponenciales que nos diferencien. Se trata de poner en valor nuestra actividad y competitividad. Y si no somos visibles en el mercado, si no colocamos nuestra imagen y discurso, estaremos en una clara posición de desventaja frente a los competidores. Hay que quitarse complejos y pensar en grande, aplicarse a la innovación y a la creatividad para destacar.
  • Cuéntenos su experiencia. ¿Qué le ha aportado su experiencia en empresas e instituciones a la hora de abordar planificaciones estratégicas para empresas de distinta índole y escala?
  • Sin duda, la necesidad de profesionalización y atención en todo lo concerniente a la actuación en materia de Comunicación. La Comunicación no es magia ni es espectáculo, es Estrategia. Y como tal ha de ser trabajada y cuidada. Los profesionales que nos dedicamos a ello creemos en la formación continua, la actualización, el enriquecimiento en los conocimientos humanísticos. Porque la Comunicación ha de servir al entendimiento, para que sea posible influir y persuadir desde la argumentación y los contenidos de valor, que generen confianza en las marcas, en las empresas y en las instituciones.
  • ¿Por dónde cree que debe ir hoy en día la gestión de la comunicación?
  • Integrando una premisa fundamental: cuanto más tecnológica es nuestra sociedad más humana se ha de volver la comunicación. De ahí que las tendencias integren las herramientas más punteras como herramientas on line, apps,…, a través de las cuales proyectar y canalizar potentes y creativos mensajes y contenidos de marca, que resulten útiles, amenos, que construyan una experiencia satisfactoria para el cliente y que se instalen en la memoria de éstos, fidelizando, convirtiéndoles, a su vez, en influencers y prescriptores de nuestra marca cuando narren su experiencia positiva con ella.