Los fieles a esta sección saben de la poca simpatía de este Cronista al conductor del Hormiguero. La reciente visita de Iñaki Gabilondo hizo que la semana pasada viese el famoso programa de prime time donde me llevé una grata sorpresa, y no solo por disfrutar del veterano comunicador.

Diariamente los informativos se ocupan de maltratadores, violadores, pederastas y asesinos. Considero que la sociedad actual aporta algo más, pero lo medios no apuestan por ello. Investigadores, empresas que crean riqueza y puestos de trabajo, jóvenes emprendedores o españoles que triunfan en el mundo pasan a la esfera de la indiferencia informativa a favor de la peor calaña de la sociedad. Pero esto será comentario para otro día…

El programa de Motos preparó una espectacular sorpresa a un médico que se jubilaba tras realizar más de 6.000 operaciones de cáncer de mama. Dicho homenaje resultó muy emotivo, además, de hacerse viral en las redes sociales.

El doctor Román fue invitado, sin saberlo, a una obra de teatro donde pudo observar la historia de su vida. El teatro se llenó de compañeros y antiguas pacientes que rindieron el emotivo homenaje de agradecimiento al doctor por todos sus años dedicados al servicio de los demás.

Me emocionó al igual que a la mayoría de los espectadores. Gabilondo, tras ver el vídeo, aseveró “Es de las cosas más bonitas, más justas, más emocionantes y más nobles que he visto en mucho tiempo”, palabras que también emocionaron a Motos.

Reconozco que soy un hombre fácil. Se me conquista con poco y Pablo Motos lo consiguió la semana pasada. Espero que no sea algo aislado y el exitoso programa entre en esta deriva maravillosa.

Hoy en día necesitamos poner en valor lo positivo de nuestra sociedad. No podemos dejar que corazones emponzoñados de mierda, en busca de venganza y dolor ajeno, conquisten minutos de nuestra radio y televisión. En definitiva, regalemos espacio a todos aquellos héroes anónimos que, por el contrario, aportan tanto a una sociedad necesitada de valores.

Pablo Motos, gracias.

Doctor Román, 6.212 gracias.