• El nuevo propietario de la cabecera aragonesa destaca la trascendencia profesional que tiene para él, porque es la primera vez que el grupo edita un diario en Aragón, y personal, ya que es zaragozano
  • El presidente de Prensa Ibérica señala a la transformación digital como elemento central en la búsqueda del nuevo modelo de negocio que dé estabilidad a la prensa, pero sin relegar a las ediciones impresas

El presidente de Prensa Ibérica, Javier Moll, ha visitado hace unos días la redacción de El Periódico de Aragón, cabecera de la que, tras la adquisición del Grupo Zeta, es ahora propietario. El máximo responsable de Prensa Ibérica se ha dirigido a los trabajadores de la cabecera aragonesa, destacando “la especial significación” que tiene para él su integración en su grupo de Comunicación.

“Confieso que integrar El Periódico de Aragón al grupo Prensa Ibérica tiene para mí una significación especial, muy especial. En lo profesional y en lo personal. En lo profesional, porque nunca antes, en los más de 40 años de historia de nuestra compañía, habíamos editado un diario en Aragón. Y en lo personal, porque yo nací aquí, en Zaragoza ¡Y los orígenes siempre tiran!”, ha señalado Javier Moll, al tiempo que ha resaltado que, como editor y después de mucho años publicando periódicos en muy distintos lugares de España, “he aprendido a amar y a comprender la pluralidad y la diversidad del pueblo español. Entiendo, además, que esta es una de nuestras grandes riquezas”.

En este contexto, ha subrayado que publicar un diario regional “nos vincula a un territorio, nos acerca a sus gentes y nos compromete a aportar lo mejor de nosotros mismos para conseguir que la sociedad a la que nos dirigimos avance y prospere”. Y en línea con ello, tal y como ha añadido, esto ocurre al mismo tiempo que los lectores y los ciudadanos establecen una singular complicidad y un grado de identificación que convierte al periódico en un elemento relevante del patrimonio cultural compartido. “En Prensa Ibérica estamos orgullosos de que cada uno de nuestros periódicos tenga su propia personalidad, lleve el sello inconfundible del lugar en el que se edita y acoja, desde la pluralidad, las distintas sensibilidades que existen en cada sitio”, ha destacado Moll, quien ha reivindicado la pluralidad como uno de los grandes valores que acompaña a la compañía que preside.

Innovación en formatos, contenidos y lenguaje

El máximo responsable de Prensa Ibérica se ha referido también a la revolución digital y a los cambios que trae consigo en la forma de hacer periodismo y de dirigirse al lector. En este sentido, ha apostado por “redoblar esfuerzos” para ofrecer en digital el mejor servicio posible a los lectores. “Con unos ciudadanos que cada vez consumen más información a través del teléfono móvil o la tablet, hemos de innovar en formatos, hemos de innovar en contenidos y hemos de innovar en lenguaje”, ha apuntado.

Moll se ha referido a la transformación digital como el elemento central en la búsqueda del nuevo modelo de negocio que dote de estabilidad y sostenibilidad a la prensa. Lo cual, como ha aclarado, “no significa en modo alguno que las ediciones en papel vayan a quedar relegadas a un segundo plano. ¡En absoluto! Hemos de trabajar en el periódico impreso con la misma determinación y el mismo entusiasmo de siempre”.

Asimismo, ha ensalzado que la suma de los activos de Prensa Ibérica y Grupo Zeta, les hace ganar tamaño, les otorga una dimensión verdaderamente nacional y les convierte en un actor principal en la escena de los medios de comunicación. “Juntos somos más fuertes, más influyentes. Juntos resultamos más atractivos en lo publicitario. Y juntos estamos mejor preparados para despejar las incertidumbres y abordar nuevos desafíos”, ha manifestado. Por todo ello, Javier Moll se ha mostrado convencido de que de que la integración de Zeta en Prensa Ibérica será un éxito.