• BamBam Comunicación lanza iOnpublicity con el objetivo de profesionalizar la relación entre marcas e influenciadores de la comunidad autónoma
  • Los zaragozanos Marcos Manzano, María Corbacho o la pareja Uomo e Donna son algunos de los líderes de opinión que forman parte de esta iniciativa de marketing de influencia

Aragón ya tiene su primera agencia de influencers. iOnpublicity inicia su andadura de la mano de BamBam Comunicación y amparada por una tendencia digital que, definitivamente, ha llegado para quedarse: el marketing de influencia, una estrategia de marca fundamental que durante lo que llevamos de 2017 se ha convertido en un hecho.

Los zaragozanos Marcos Manzano @manzelot, con más de 800.000 suscriptores en su canal de Youtube; María Corbacho @mery_zgz, que está a punto de lanzar su tercer libro, o la pareja Uomo e Donna son algunos de los líderes de opinión que forman parte de este equipo, en el que también se apuesta por nuevos talentos, como las jóvenes Cristina @escaladecrises, Clara @hemisferioazul o Andrea @loquemoladelola.

Un equipo muy diferenciado con perfiles dedicados a la moda, lifestyle, maquillaje o fitness para poder ofrecer a las marcas diferentes opciones sobre públicos segmentados. Una decisión sobre un público que cada vez toma más relevancia ya que los impactos comerciales son mucho más efectivos. En estos primeros meses, la agencia ya ha colaborado con campañas para reconocidas marcas nacionales e internacionales como Vichy, Amstel, Danone, Nike o L´Oréal, pero también en proyectos locales para Aragón Televisión, Cervezas Ambar o Puerto Venecia.

Y es que ya son muchos los ejemplos de marcas que confían en bloggers, instagramers y youtubers para promocionar sus productos. Y es ahí donde entra el trabajo de iOnpublicity, gestionando la puesta en marcha de estas campañas, así como organizando eventos sociales e inauguraciones, o estrategias de social media. De hecho, la nueva agencia aragonesa asegura no ponerse límites, ya que también cuenta en su equipo con influencers de Valencia, Madrid, San Sebastián y hasta Berlín, porque, al fin y al cabo, internet no tiene fronteras.