La cadena municipal Onda Jaén cierra tras 18 años en antena y el Ayuntamiento recolocará a sus trabajadores en otras áreas municipales

El alcalde de Jaén, Julio Millán, ha sido el encargado de anunciarlo. La decisión del gobierno local (PSOE-Cs) es que Onda Jaén cierra tras 18 años en antena. El desenlace se produce tres meses después de un incendio que arrasó las instalaciones y obligara a suspender el servicio.

Un informe jurídico encargado por el Ayuntamiento ha motivado la decisión. El gasto salarial de Onda Jaén, que cuenta con 45 trabajadores, supone 2,3 millones de euros al año. A este montante se añaden otras cantidades adicionales por gastos de funcionamiento, contratos y servicios que se prestan de forma externa. “Este ayuntamiento dada su situación económica actual no se lo puede permitir”, ha subrayado el alcalde. A estas cantidades se suma la fuerte inversión que se debe realizar para reflotar las instalaciones después del grave incendio sufrido.

El alcalde de Jaén ha indicado que el déficit de financiación municipal de 2018 asciende a 63,07 millones de euros y la deuda financiera supera los 462 millones. Millán ha apuntado que la Ley de Racionalización y Sostenibilidad de la Administración Local “no permite que tengamos ese servicio”.

Durante los próximos 15 días se abre un periodo de consulta con los 45 trabajadores de Onda Jaén y sus representantes sindicales. Posteriormente, se abordará su situación en la Mesa General de Negociación del Ayuntamiento.

Reubicación en otras áreas municipales

La oferta del gobierno local es ofrecer la reubicación de todos los trabajadores de Onda Jaén “en unas condiciones laborales ajustadas a su nueva actividad, en un puesto lo más cercano posible a su categoría profesional dentro de las posibilidades de este ayuntamiento”.

El alcalde ha explicado que se trata de “una movilidad funcional sustancial y por eso tiene que negociarse en el marco de la Mesa General de Negociación”.

Puede ocurrir que haya trabajadores de Onda Jaén que “sigan defendiendo sus propios intereses” por vía judicial y que no quieran acogerse a una reubicación. En tal caso, pasados 15 días “tramitaremos un expediente de regulación de empleo por causa de fuerza mayor que permita la extinción de los contratos y su indemnización”, ha subrayado el primer edil. En lo que respecta a la indemnización se intentará que “en parte o en su totalidad” se haga a través del Fogasa.

Millán ha subrayado que se trata de una decisión “meditada, que no es la más cómoda ni la más fácil” para un alcalde y un equipo de gobierno. Ha apostillado que podría haber optado por “mantener una televisión con los anteriores gobiernos para la mayor gloria del equipo de gobierno de turno”, pero en la que finalmente “ha primado la defensa de los intereses de los hombres y mujeres de esta ciudad”.