Me da gran alegría cuando me encuentro corretear a ‘Heidi’ por el salón de mi casa o volar a la ‘Abeja Maya’ en la pantalla de mi televisor. Estos dibujos -con más colorido que en nuestra época- siguen haciendo un guiño cargado de valores a los pequeños de la casa.

Todo lo contrario ocurre con ‘Doraemon’ o ‘Pokemon’. Recientemente asistía perplejo a la salvación en el último instante del fusilamiento de los amigos del protagonista. Han leído bien la palabra fusilamiento.

¿Se acuerdan del ‘Un, dos, tres’? Recuerdo verlo en familia los viernes. Ahora el plan del viernes es ‘peli-pizza’ o ‘Master-pizza’ en honor al huracán ‘MasterChef’  que triunfa entre pequeños y mayores. Me alegro que los programas familiares proporcionen gran audiencia a las cadenas.