Acabamos de conocer que cuatro millones de españoles “asegura haberse sentido solo con mucha frecuencia en el último año”. Si les parece centramos el tiro definiendo el término soledad: Carencia voluntaria o involuntaria de compañía y también, pesar y melancolía que se sienten por la ausencia, muerte o pérdida de alguien o de algo.

Soledad 1No es lo mismo vivir solo que vivir aislado socialmente. No es lo mismo vivir solo por obligación que por voluntad. No es lo mismo que diría Alejandro Sanz. Triste vivir por obligación o aislado.

Dos filósofos alemanes coincidieron en época. Uno lamentaba que nadie aprende o enseña a soportar la soledad. Gran razón tenía Nietzsche aunque no menos su colega Schopenhauer cuando aseveraba que la soledad es el patrimonio de todas las almas extraordinarias.

Tablets, redes sociales y miles de WhatsApps no siempre garantizan la compañía. En ocasiones considero que hace que nos encerremos en máquinas y no en corazones.

Salgan y entréguense. Dense a los demás. Pensemos en los que nos rodean. Llamen a ese hermano que hace días que no saben de él. Visiten a esa madre a la que tanto debemos o a ese padre que daría la vida por nosotros  y a los que les debemos un ‘te quiero’ que poco cuesta decir. Lo complicado es sentirlo y eso siempre nos sobra.

A muchos la soledad les acompaña. Olvidémonos de nosotros y seamos su compañía. Es la gran arma que mucha gente desconoce.