Durante diez años aseveraciones como “En mi casa no se pone laSexta” o “a Wyoming lo tenemos prohibido” han sido habituales en muchos hogares. Existía una barrera que parecía insalvable entre una parte de la audiencia y la cadena progresista de Planeta. Pero los magníficos resultados de la cadena en los últimos meses junto con un despliegue espectacular han certificado  que el desafío independentista ha servido para descubrir a una parte de la audiencia el buen trabajo de muchos profesionales.

Puigdemont y sus acólitos han sido los culpables. Aquellos que pretendían desvincularse de España han conseguido mezclar el agua y el aceite en lo que al share se refiere.

La Sexta (estilizado laSexta) pertenece al grupo Atresmedia Corporación junto con Antena 3, Neox, Nova, Mega, Atreseries y Antena 3 Internacional. Su competidor en la segunda división, lejos de las grandes, ha sido siempre Cuatro (Mediaset España) aunque hace tiempo que sus directivos y principales comunicadores no ocultan que están trabajando para dar el salto al grupo de los elegidos.

Y parece que lo han conseguido según reflejan las audiencias del mes de octubre. La crisis en Cataluña nos ha dejado unos datos inesperados en cuanto al consumo de televisión se refiere. La 1 ha alcanzado un 13,9% de share, Telecinco un 13,8%, laSexta  un 13,4 % y se ha quedado en cuarto lugar Antena 3 con una cuota de pantalla del 13,3%. La Cuatro ha continuado en la segunda división con una cuota de pantalla del 8,1 %.

A mediodía ha vencido el informativo de Antena 3 mientras que en la noche Pedro Piqueras ha aupado a Telecinco a la primera posición. En lo que respecta al fin de semana, tanto a mediodía como en la noche, La 1 ha sido la líder de todas las cadenas.

Ferreras y Pastor – como ellos se llaman- han conseguido durante varias jornadas maratonianas que la audiencia estuviese pegada al televisor mientras otros seguían con su programación habitual. Ellos analizaban la DUI y otros programaban el capítulo 155 de su telenovela diaria o el Ahora caigo grabado hacía un par de meses.

La programación generalista de La Sexta siempre ha apostado por programas de entretenimiento pero si algo le ha diferenciado han sido sus tertulias de análisis de actualidad política.

No menos importante es el conocimiento que tiene la audiencia de sus comunicadores. La notoriedad de todos ellos, fruto de la continuidad en el tiempo, ha hecho que a todos los mencionados anteriormente se sumen sus colegas de emisión Jordi Évole, Mamen Mendizábal, Cristina Pardo, Alberto Chicote, Andrea Ropero, Helena Resano, Cristina Villanueva o Iñaki López con unos elevados índices de popularidad.

Lo tienen claro y seguirán con su línea editorial pero la audiencia ha valorado que todos ellos les informen de un problema que ha sensibilizado un sentimiento español que estaba dormido.