Por primera vez en la historia de RTVE su consejo de administración no representará al arco parlamentario, sino que estará controlado por la tercera fuerza política de este país.

La deuda contraída por Pedro Sánchez con Pablo Iglesias, tras su apoyo en la moción de censura, ha tomado cuerpo con varios nombres en el consejo de administración. De los 10 vocales cinco representarán a Podemos, cuatro al PSOE y uno al PNV. Quedan fuera el principal partido del hemiciclo, el PP, y Ciudadanos, habiendo recurrido el primero ante el Constitucional el decreto aprobado por el PSOE.

Los nuevos consejeros nombrados por Podemos son Rosa María Artal, Cristina Fallarás, Víctor Sampedro, Fernando López Agudín y Juan Tortosa. El PSOE ha colocado en la lista del consejo a Concepción Cascajosa, Josep-Lluís Micó, Ana Isabel Cerrada y a Tomás Fernando Flores, que asumirá el cargo de presidente del consejo y también de la corporación RTVE. Juan Baños, por su parte, representará al PNV en dicho consejo.

Llama la atención la llegada de Rosa María Artal que, tras salir de TVE en el 2007, dedica su tiempo a pasearse por los pocos foros que la llaman y a escribir tuits cargados de odio más propios de una persona carcunda, fatua y costrosa que de una persona agradecida a la vida por haber trabajado en el ente público.

 

La estulta y gaznápira Cristina Fallarás también va a tener la oportunidad de estar en el nuevo consejo de RTVE. Todavía no se ha sentado en su nuevo sillón y ya son miles las reproducciones que ha tenido una intervención en la que Fallarás se cubrió de gloria.

Tras ver este vídeo nos ha quedado claro que si por enfermedad robas una crema de manos debes dimitir, pero si robas un tubo de pasta de dientes en Caprabo, Pablo Iglesias te premia como consejera de RTVE.

Los trabajadores de la corporación pueden estar tranquilos y dejar de manifestarse en sus llamados viernes negros porque la independencia, pluralidad y credibilidad ha llegado por fin a la televisión pública.