El pasado 18 de junio la Consejería de Presidencia, Administración Pública e Interior invitó a una serie de agencias de comunicación, en una convocatoria restringida, a que presentaran propuestas para la nueva identidad corporativa de la administración autonómica. Concretamente, según ha tenido acceso Extradigital, “para la creación de un nuevo logotipo GOBIERNO DE ANDALUCÍA que sustituya al actual JUNTA DE ANDALUCÍA, con sus versiones y cambio de tipografía”.

Este dato no es baladí, pues por primera vez se personaliza la acción comunicativa en  quien gobierna la administración en vez de la marca genérica que potencia el conocimiento y reconocimiento de la propia institución. Una aproximación al modelo adoptado por el “Gobierno de España”.

Todo ello con “sus versiones y cambio de tipografía”. A esto le acompañaría “un nuevo símbolo genérico (actual paraguas) mediante la evolución del actual símbolo, que responde a una versión simplificada del Escudo de Andalucia”. Cabe resaltar en este sentido que el actual “parapente” es una abstracción tanto de las Torres de Hércules (que separan África de Europa) como del personaje mítico.

También esta evolución tendrá que adaptarse  al “sello/medalla para los actos de la Presidencia de la Junta de Andalucía; para las redes sociales y webs así como la inclusión de los cierres de spots o vídeos”. Igualmente el la “solicitud de oferta” especifica una “nueva definición de un nuevo fondo e imagen de los actos de Presidencia”.

El presupuesto de este lifting  es de 17.545 euros (IVA incluido). Gana enteros que se presente el nuevo diseño en torno a fechas emblemáticas para el nuevo gobierno como puede ser el aniversario de las elecciones del 2 de diciembre o el 28F.

No ha trascendido el número de empresas a las que se invitó pero según ha podido saber Extradigital ha habido empresas que han renunciado a ofertar debido a la cuantía “menor” de un contrato que va dirigida a una responsabilidad y exposición de gran dimensión.De momento, fuentes del gobierno andaluz insisten en que no hay nada decidido de forma definitiva.