Curiosa y divertida campaña de turismo -a la vez que sencilla-, la que puso en marcha hace un tiempo el Cantón de los Grisones, el más oriental, el más extenso y el menos densamente poblado de los 26 que tiene Suiza. Y el único que tiene tres lenguas oficiales: alemán, italiano y romance.

La campaña se desarrollaba en varios mupis interactivos, colocados en la estación central de Zurich, gracias a los cuáles, un aldeano de Vrin (un grisón auténtico del valle de Lumnezia) hablaba con los viajeros que por allí pasaban, les cantaba y les invitaba a visitarle y a pasar el día en su idílica aldea del Cantón de los Grisones.

La emisión de video era en directo, así como las conversaciones. La amabilidad y estética del aldeano era perfecta y la sorpresa de los viajeros, mayúscula. Una sorpresa que se veía incrementada en el momento en que un viajero aceptaba la invitación del simpático grisón, ya que ese mismo mupi emitía un billete para viajar totalmente gratis a la tierra del protagonista de la campaña.