• ADECEC reúne en un trabajo los conocimientos procedentes de la experiencia diaria de los profesionales de 12 de sus agencias asociadas
  • El documento recoge desde la definición y tipología, hasta un análisis de los parámetros de medición de resultados o la fase de identificación y selección de los más adecuados

En los últimos tiempos se ha asistido a un cambio radical en la forma de hacer comunicación. El auge de la figura del influencer ha modificado la forma en que las marcas, las empresas y las agencias de Comunicación y Relaciones Públicas hacen su trabajo. Por este motivo, la Asociación de Empresas Consultoras y Relaciones Públicas y Comunicaión (ADECEC) ha decidido ahondar en el conocimiento de cómo se están desarrollando las relaciones entre agencia e influencers y marca e influencers. Y lo ha hecho en la guía Trabajar con influencers. Fórmulas para una relación eficaz.

En el trabajo, la ADECEC ha reunido los conocimientos procedentes de la experiencia diaria de los profesionales de 12 de sus 30 agencias asociadas: Atrevia, Berbés Asociados, Coonic, Globally, Grayling, Ketchum, MAS Consulting, Nota Bene, Porter Novelli, Poweraxle, Silvia Albert In Company y Weber Shandwick.

Para Teresa García Cisneros, presidenta de ADECEC, esta guía es una forma de recordar y reivindicar que, en un entorno en el que cada día aparecen nuevas herramientas automatizadas para llevar a cabo el proceso de búsqueda de influencers, cuando trabajamos con influencers tratamos con personas. “Y, por tanto, el mejor modo de conocer sus intereses y establecer relaciones duraderas y de calidad es a través de una comunicación fluida one to one, algo en lo que las agencias llevamos trabajando toda la vida”, señala

Trabajar con influencers. Fórmulas para una relación eficaz hace un recorrido por todo el proceso por el que una agencia y sus clientes han de pasar cuando planifican acciones con influencers. Se recoge desde la definición de influencer y su tipología, hasta un análisis de los parámetros de medición a la hora de valorar los resultados finales de cada acción, pasando por la fase de identificación y selección de los más adecuados a cada campaña y cliente, y las distintas fórmulas para trabajar con ellos.

La guía, que recoge consejos y buenas prácticas para garantizar un trabajo eficiente, muestra también una serie de comportamientos que los profesionales de la comunicación deben evitar cuando trabajan con influencers. Por ejemplo, dedicar poco tiempo a mantener y cuidar la relación con él, forzarle a hacer cosas con las que no se siente identificado, exigirles que plasmen textos íntegros, enviados desde la agencia sin darles libertad estilística o no conocer bien su perfil e intereses y enviarles propuestas que no tienen cabida en su línea editorial.