Ante la imposibilidad del candidato a la Junta de Castilla y León por el PP, Alfonso Fernández Mañueco, de reunirse con Extradigital, nos sentamos a charlar sobre comunicación con Raúl de la HozVicesecretario autonómico de Acción Parlamentaria y de Comunicación del Partido Popular para analizar el presente de los medios de la comunidad y conocer las medidas que proponen los populares de cara al futuro. Un futuro que pasa, sin duda, por la cada vez más importante presencia de los medios digitales.

¿Cuál cree que es el estado de salud de la Comunicación en nuestra comunidad?

Creo que para ubicar el estado de la Comunicación en Castilla y León habría que hacerlo comparando con cómo están otros territorios. En cuanto a comunicación somos más tradicionales, sobre todo si hablamos de comunicación política. Aún tienen mucho peso los medios tradicionales, la prensa escrita, que tiene más importancia cualitativa que cuantitativa sobre la formación de la opinión pública. Eso se nota aún… Las radios siguen teniendo un alcance importantísimo, sobre todo en zonas de difícil cobertura, en el medio rural. En cuanto a televisión, el hecho de que exista una única televisión que no sea pública sino que se una privada, limita también desde el punto de vista presupuestario su alcance, aunque es un medio muy bueno para llegar sobre todo a personas mayores en el medio rural. Y en cuanto a las tecnologías de la comunicación, están desarrollándose a una velocidad abismal pero, quizá, a un ritmo inferior al que se desarrolla la comunicación – si hablamos de política- en otros territorios.

¿Cómo cree que se ha tratado este sector por el Ejecutivo autonómico en la última legislatura?

Esa respuesta la tendrían que dar los propios medios más que la Junta de Castilla y León. Desde el Partido Popular, nuestra política de relación con los medios se ha basado siempre en el respeto y la independencia de todos y cada uno de los medios de comunicación. Somos conscientes de que los medios son un canal de vertebración fundamental de la comunidad autónoma. Ellos nos ayudan a hacer comunidad en una tierra como esta que tiene un déficit identitario importante; nos han ayudado extraordinariamente a difundir la idea de comunidad autónoma, a construir un sentimiento de unidad y vinculación a un territorio para ahondar en el sentimiento de pertenencia. Desde ese punto de vista, nosotros estamos agradecidos a los medios de comunicación. Hemos intentado ayudarles dentro de nuestras posibilidades presupuestarias teniendo en cuenta que la labor que realizan es fundamental para Castilla y León.

¿Qué mejoraría si usted llega a gobernar?

El planteamiento ahora es si debemos replantear o no la política de medios de comunicación porque estamos en un momento en el que conviven medios tradicionales con nuevos digitales. Tenemos que adaptar la política de medios a esos nuevos medios. Debemos acercarnos mucho más a los medios digitales de lo que lo hemos hecho hasta ahora. Somos conscientes de que por ahí hay que cambiar. Por lo demás, siempre y cuando salvaguardemos la independencia y actuemos con proporcionalidad respecto de los medios, será una política a continuar.

En caso gobernar, ¿cuál va a ser la actuación del Gabinete de comunicación? ¿Nos lo puede concretar en alguna acción?

La Junta elabora anualmente un plan de medios, donde hacemos la planificación sobre la publicidad y otras acciones del organismo en los medios. Se elabora y, generalmente, es aceptado por todos los medios porque es algo que se hace en base al diálogo con ellos. De cara al futuro, creo que debemos reorientarlo en parte hacia los nuevos medios de comunicación digital.

La nueva Ley de Contratos Públicos exige la publicación de los diferentes concursos, también los de comunicación y publicidad, algo que hasta ahora no se hacía. Algunas Administraciones, han interpretado la normativa a su manera, y, efectivamente, publican los concursos, pero los cierran a medios de Comunicación. Las asociaciones de agencias de medios ya han anunciado que impugnarán este tipo de licitaciones. ¿Qué le parece?

La ejecución del plan de medios es algo muy técnico y existe una consejería, que es la de Presidencia, donde hay una Dirección General de Medios de Comunicación que es desde la cual sale el Plan Anual de Medios y la ejecución. En todo caso, de cara al futuro, lógicamente es que todo se desarrolle de forma ajustada a la ley de contratos sin excluir a nadie. El Plan de Medios no se hace ni para beneficiar ni para excluir a nadie; se hace teniendo en cuenta la importancia, no solo económica sino también social. Hay un aspecto que es importante destacar, sobre todo porque ya ha suscitado debates. Algunos entendían que la planificación de medios debía de hacerse única y exclusivamente en atención al EGM pero es cierto que el Plan de Medios de la Junta de Castilla y León también tiene un componente social importante. Se tienen en cuenta las audiencias y la representatividad que algunos medios tiene en territorios concretos. Si atendemos solo a audiencias, sería muy difícil poder hacer llegar el plan de medios a medios ubicados en territorios pequeños con una gran importancia social e histórica en determinadas zonas.

En caso gobernar, ¿qué fórmula prefiere a la hora de adjudicar las campañas de publicidad? ¿Concursos para agencias o adjudicación directa de la publicidad a los medios?

Ahora mismo se utilizan las dos fórmulas. Si existe algún tipo de desajuste, debemos adaptarlo a las necesidades que existan.

Castilla y Léon debe venderse fuera. ¿Qué piensan hacer? ¿Tiene en mente alguna acción de comunicación, promoción, publicidad?

Nuestro planteamiento de cara al futuro es intentar que Castilla y León se conozca mucho más fuera. Por un lado, intentar promover un mayor sentimiento de pertenencia a la comunidad autónoma y, por otro lado, que desde fuera nos conozcan como lo que realmente somos. Esto implica una acción muy ponente de comunicación al exterior y al interior. No queremos pecar, en este caso, de prudentes y austeros. Es muy positiva la repercusión que pueden tener este tipo de acciones de comunicación que, además, nos ayudan en las políticas orientadas a potenciar el sentimiento de pertenencia y a vender la comunidad en el exterior como lugar donde invertir, trabajar o desarrollar un proyecto económico. Se trata no solo de traer turismo sino riqueza y talento. Y, para esto, necesitamos a los medios de comunicación.

¿Cómo ve el sector mediático en la comunidad autónoma?

Los medios de comunicación de Castilla y León son excelentes. Su profesionalidad es extraordinaria, algo que no pueden decir otras comunidades autónomas. Hay que reconocer que con menos recursos se hacen importantísimos productos. Las líneas editoriales de los medios escritos son excelentes. El trabajo que se hace en periodismo de investigación o el desarrollo de programas propios están a un nivel muy alto para la limitación económica de algunos de medios. Respecto a Castilla y León Televisión, es un modelo económico a través del cual la Junta colabora con una aportación anual; el saldo final es que tiene un presupuesto muy bajo en comparación con otras autonómicas públicas o que reciben ayudas públicas. La calidad de esta televisión creo que no hace desmerecer para nada una televisión pública. El secreto está en los buenos profesionales con los que cuenta y la gestión extraordinariamente eficiente que realiza de los recursos que tiene. Si analizamos coste-calidad, creo que Castilla y León Televisión estaría a la cabeza de las televisiones en España.

¿Qué papel juegan las redes sociales en su campaña? ¿Y las suyas personales? ¿Las gestiona usted?

Hemos intentado hacer una apuesta importante por la comunicación a través de las redes. Hemos tratado de unificar mensajes a través de las diferentes cuentas que tenemos, sobre todo en Instagram, Facebook y Twitter. El esfuerzo está siendo importante y, los resultados, habrá que valorarlos al final de la campaña. Las cuentas individuales, ya dependen de cada uno. Yo, que gestiono mis propias redes, intento hacer una campaña en la que nuestras acciones tengan presencia no sólo en los perfiles del partido sino en el mío también.

¿En qué ideas fuerza basan su campaña?

Una de nuestras principales apuestas es una importante reducción de impuestos. Frente a ello, el PSOE plantea 2.000 millones de euros de incremento de recaudación tributaria como refleja el pacto firmado con Podemos, IU y los sindicatos que con tanto orgullo enarbolan. No solo no suprimen, como nosotros, el Impuesto de Sucesiones, sino que los suben, al igual que el IRPF, el de Patrimonio, el de Actos Jurídicos Documentados y prevén nuevos impuestos, entre ellos el que penaliza el ahorro. Alfonso es ante todo una persona que ama profundamente Castilla y León y que tiene una ambición extraordinaria por mejorar la Comunidad. Cuenta además con la experiencia de gestión suficiente para ser presidente.

Publicitariamente, ¿cómo gestionan la campaña (creatividad, medios, presupuesto…)?

El presupuesto es escaso. En campaña estamos muy limitados. La publicidad, además, está limitada por ley y, lógicamente, dentro de esa publicidad, hemos decidido dedicar una parte importante a medios de comunicación digitales. Además, antes íbamos más a acciones en medios tradicionales con cuñas, páginas en periódicos y ahora destinamos más a banderolas, marquesinas, MUPIS… En este sentido está cambiando esa percepción con la queja lógica de los medios tradicionales. Vamos a una comunicación más directa y sin intermediarios. La acción, al final, es intentar llegar al ciudadano. Las campañas han cambiado mucho. La inmediatez de la información exige una relación mucho más directa con el ciudadano, y eso nos lo permiten las redes sociales mucho más que los periódicos. La revolución de las campañas viene de la mano de las redes sociales. Y eso lo hemos entendido todos los partidos políticos.