• El experiodista fue premiado por un trabajo sobre un caso de corrupción en un colegio
  • Ha cambiado su puesto en un periódico local por un trabajo en una fundación

 

Rob Kuznia, uno de los galardonados este año con un premio Pulitzer, ha reconocido que ha tenido que dejar el periodismo porque, con lo que ganaba en el periódico local para el que trabajaba hasta hace poco, “no podía pagar el alquiler”.

El jurado de los Pulitzer decidió premiar el trabajo realizado por Kuznia y dos compañeros más, Rebecca Kimitch y Frank Suraci, por una historia publicada por el periódico local Daily Breeze, un periódico local de California, sobre un caso de corrupción en un colegio.

Después de 15 años de trayectoria profesional, Kuznia dejó el Daily Breeze y el periodismo el pasado año, porque le resultaba “muy difícil llegar a fin de mes con el salario del diario”. Así lo ha confesado él mismo al medio LA Observed. Actualmente, trabaja como asistente de prensa en Fundación USC Shoah.

Kuznia, de 39 años, ha reconocido a The New York Times, que, antes de dejar su puesto, había conseguido un aumento de sueldo. “No quiero que esto incite a pensar que no eran conscientes. Pero simplemente no alcanzaba”, ha declarado el experiodista, que, en su cuenta personal de Twitter, ha querido dar las gracias a su antiguo medio.