Aquí un ejemplo del gran poder de los medios de comunicación. Aquellos que no creen en los datos, las fuentes de información o que presumen de estar exentos de su influencia se equivocan.

El serial de loros, locas furiosas y demás personajes que componen diariamente ‘Sálvame’ es un claro ejemplo de la influencia de los medios. Promocionando y dando carrete a una cancioncilla logrará en días convertirlo en el temazo musical del verano. Me río yo de la ‘Barbacoa’ de Giorgi Dan.

Presenta tu canción en el programa con el share más alto de su franja horaria y da igual si llevas años o no en esto de la música. La audiencia, prescripción o cache del presentador mandan y esto es una realidad contrastada.

Estar ahí vende. ¡Vivan los estudios de audiencia!