• La aerolínea de bajo coste deberá indemnizar con cerca de 2.000€ a dos viajeras que perdieron su paquete turístico debido a un retraso de seis horas en su vuelo Santiago-Madrid
  • Desde la UCGAL insisten en que las personas afectadas por retrasos o cancelaciones “tienen la posibilidad de hacer valer sus derechos y llevar adelante una reclamación por daños y perjuicios”

Un juzgado de A Coruña le ha dado la razón a dos viajeras, a las que Ryanair deberá indemnizar. No solo por sus billetes, sino también por “daños y perjuicios derivados del retraso de seis horas de un vuelo de la compañía entre Santiago y Madrid” debido a que dicho atraso provocó que perdieran el vuelo que formaba parte de un paquete turístico que habían contratado con otra compañía.

La compañía de bajo coste pagó los 250 euros de la conexión Lavacolla-Barajas y se desentendió del resto, negándose a aceptar ninguna otra responsabilidad como consecuencia del incumplimiento horario. Las viajeras no se dieron por vencidas y recurrieron a la Unión de Consumidores de Galicia (UCGAL) para presentar una denuncia ante la Justicia, que les acaba de dar la razón porque las aerolíneas “quedan obligadas a la indemnización de daños y perjuicios causados los que en el cumplimiento de sus obligaciones incurrieran en dolo, descuido o morosidad.”

Después de que Ryanair argumentase que no está obligada a garantizar enlaces con otros transportes contratados, y tras el correspondiente proceso judicial en nombre de las afectadas, el tribunal falló con sentencia en firme y contra la que no cabe recurso, quedando obligada la aerolínea irlandesa a abonar los daños y prejuicios provocados, calculados en cerca de 2.000 euros.

Desde la Unión de Consumidores de Galicia insisten a las personas afectadas por retrasos o cancelaciones de vuelos que “tienen la posibilidad de hacer valer sus derechos y llevar adelante una reclamación por daños y perjuicios”. De hecho, en los últimos años han aparecido numerosas webs que ofrecen encargarse de tales reclamaciones, pero desde la UCGAL explican que “para una persona consumidora siempre será más efectivo, económico y transparente realizar su reclamación a través de su asociación de consumidores.”