• El contrato tiene una duración de tres años y el presupuesto global se eleva a 5,7 millones de euros (impuestos no incluidos)
  • La agencia, que sustituye a M&C Saatchi, diseñará una estrategia global de comunicación que identifique, bajo un mismo posicionamiento, todas las campañas de Renfe y sus sociedades

Shackleton Madrid será la agencia creativa de Renfe, tras ganar el concurso público iniciado por la empresa hace casi un año. Con un presupuesto que se eleva a 5,7 millones de euros (impuestos no incluidos), la agencia se encargará de gestionar la estrategia de creatividad y producción publicitaria de la empresa pública ferroviaria durante los próximos tres años.

Con el objetivo de aumentar la notoriedad de marca del grupo empresarial, la tarea de Shackleton se centrará en diseñar una estrategia global de comunicación que identifique, bajo un mismo posicionamiento, todas las campañas de Renfe y sus sociedades, mediante el desarrollo de servicios de creatividad y producción publicitaria que incluyen todas las disciplinas: estrategia, creatividad, producción, acciones de publicidad, comunicación, redes sociales, asesoramiento permanente, promoción y organización de eventos o actividades de comunicación como ferias, entre otras.

Lucía Angulo, girectora general de Shackleton, ha declarado que una marca como Renfe no sólo es una gran oportunidad sino una responsabilidad. Para la agencia, el reto es desarrollar una estrategia de comunicación, declinable y coherente con las diferentes gamas de productos. Además, “el hecho de que sea un contrato para los próximos tres años, nos da la posibilidad de hacer un trabajo sólido, consistente y comercialmente eficiente”, ha destacado.

Shackleton Madrid sustituye así a M&C Saatchi, firma que se impuso en el anterior proceso, en diciembre de 2014. De esta forma, Renfe ya ha renovado a sus principales proveedores publicitarios. En el apartado de medios, Equmedia volvió a ganar el concurso público el pasado mes de febrero y obtuvo un contrato valorado en 57 millones de euros, también con una validez de tres años.

.