• Los beneficios de esta iniciativa, que surge de la colaboración de Atades Zaragoza y Enate, se destinarán a apoyar al Centro Especial de Empleo Gardeniers
  • El cuadro ‘Infinito’ de la artista zaragozana Eva Armisen es la imagen de la botella de la sexta edición de este vino

La solidaridad y el arte se unen un año más en el Vino de la Amistad. La iniciativa, que surgió de la colaboración entre Atades Zaragoza y la bodega Enate, cumple su sexta edición. Los beneficios conseguidos con su venta se destinan a apoyar al Centro Especial de Empleo Gardeniers, dedicado a la agricultura ecológica y a la jardinería.

Un año más, la artista zaragozana Eva Armisén pone la imagen a este vino. Infinito es el título de la obra cedida por la pintora y que luce la etiqueta de la botella de esta edición. Según explican desde la bodega, se trata de un Tempranillo 2016, “de corte desenfadado e informal, muy agradable de beber y que se muestra muy versátil en el maridaje, ofreciendo infinidad de posibilidades”, han explicado desde las bodega.

El Vino de la Amistad fue una iniciativa solidaria que se puso en marcha en 2012, en el marco de las actividades conmemorativas del 50º aniversario de la fundación de Atades. Desde ese momento, la colaboración entre la asociación y la bodega, además de otras acciones, también ha permitido a los usuarios de algunos centros de Atades conocer la recogida de la uva y el proceso de producción.