Hace unos años, la audiencia solo tenía acceso a contenidos televisivos limitados, dado que la variedad de emisoras era escasa. En la actualidad, la forma en la que la sociedad percibe la televisión ha cambiado, pues los llamados servicios de streaming, como Netflix, HBO o Amazon Prime, ofrecen al espectador un gran abanico de contenidos para que vea lo que prefiera donde y cuando quiera. De la misma manera, para jugar ya no hace falta tener un videojuego físico o estar frente a una ruleta, dado que existen numerosas plataformas online que ofrecen las mismas prestaciones.

Un servicio personalizado

La primera ventaja de los servicios de streaming más populares es que se pueden utilizar en varios dispositivos. Estar en la playa o en la montaña ya no es un impedimento para disfrutar de la nueva temporada de una serie, ya que solo hace falta tener un ordenador o móvil para verla.

En el caso de Netflix, ni siquiera es necesario disponer de conexión a Internet, ya que ahora es posible descargarse casi todo el catálogo. De este modo, también es factible ver series en un tren con poca cobertura o estar de vacaciones sin datos y acceder a las últimas novedades de la plataforma. Además, conectarse a este tipo de servicios es sumamente sencillo, ya que solo hay que acceder a la página web o aplicación, introducir el respectivo usuario y elegir que se desea ver.

La actual era tecnológica ha brindado inmediatez y comodidad en múltiples ámbitos, por lo que resulta natural que la televisión tradicional haya evolucionado en los servicios de streaming. El mismo caso se puede observar en sectores como el dedicado a los juegos de azar, dado que ahora el usuario puede jugar en cualquier parte y cuando desee.

Así pues, portales como Betway casino disponen de múltiples juegos en línea como la ruleta, el blackjack o cientos de tragaperras temáticas y clásicas que solo necesitan un dispositivo con conexión a internet para acceder a ellas. Asimismo, portales como Steam permiten acceder a títulos de la talla de Dota 2 y GTA 5 sin tener que comprarlos físicamente.

Generosos catálogos para todos los gustos

El mencionado portal de Steam no solo ofrece videojuegos populares, sino que también reserva espacio para clásicos y títulos con requisitos más simples. El usuario puede escoger sus favoritos utilizando el menú de categorías, entre las cuales figuran “acción”, “aventura” o “deportes”.

Otras webs conocidas para adquirir juegos son GOG, con títulos como The Surge o Diablo, y OnePlay, que permite alquilar productos 30 días. No obstante, si lo tuyo es ver partidas más que jugarlas, en plataformas como Twitch o YouTube, se pueden encontrar famosos streamers jugando a los eSports más populares.

También es posible encontrar producciones para todos los gustos en los servicios de streaming, ya sean creados por la plataforma o de terceros. Entre los contenidos originales de Netflix, destacan producciones españolas como La Casa de Papel, que ganó un premio Emmy el año pasado al Mejor Drama, o la película. A pesar de Todo, que empezó a grabarse en octubre del año pasado y se estrenó el 3 de mayo. En el terreno internacional brillan numerosas series, como la compleja y misteriosa Dark, en la que el control del tiempo es tan solo una ilusión.

Por su parte, HBO se despidió recientemente de Juego de Tronos, su serie estrella que obtuvo 19,3 millones de espectadores en su último capítulo de acuerdo con El Mundo. Aun así, la plataforma todavía cuenta con populares series que están triunfando en todo el mundo, como Chernobyl y Euphoria. Otra distribuidora de contenido que llegó a España a principios de año es Acorn TV, con series como The Last Enemy o The Secret Agent.

En conclusión, el futuro del entretenimiento parece estar ligado a las plataformas online, dado que proporcionan a sus clientes nuevos contenidos de calidad de forma regular y les permiten disfrutarlos en cualquier parte. En una sociedad cada día más ocupada, este tipo de servicios brinda a los usuarios la oportunidad de ver su película favorita sin depender de horarios o trasladarse al casino con sus juegos predilectos sin moverse de casa.