Stefan Zweig siempre me ha gustado. Lo descubrí con ‘Ardiente secreto’ y comencé a saborearle con el resto de su obra.

Ayer terminé ‘Novela de ajedrez’. Zweig por sí mismo encontraba esta novela demasiado abstracta para el público en general’.   `

El aislamiento es una violencia psicológica y puede ser tan cruel como la violencia física. El exilio para Zweig fue también una carga psicológica. El Doctor B. nunca más pudo volver a un tablero de ajedrez y Stefan Zweig pensó que nunca volvería a ver una Europa libre. La partida ha terminado definitivamente. Para el Dr. B y para Stefan Zweig no habrá ninguna salida, ambos son víctimas.

El 23 de febrero de 1942 Stefan Zweig y su esposa Lotte se suicidaron. Esto es lo que dejó escrito el escritor: “Antes de abandonar esta vida y con la mente clara, me urge un último deber: agradecer profundamente a este país maravilloso, Brasil, que ofreció a mi trabajo y una estancia tan acogedora y hospitalaria. Cada día he aprendido querer más a este país y en ningún otro lugar hubiese tenido la oportunidad de rehacer mi vida, después de que el mundo de mi propia lengua y mi patria espiritual se hundieron y se perdieron para mí, Europa, se destruyó a sí misma.

Pero para empezar de nuevo como un hombre que soy de 60 años necesito poderes especiales. Los míos se han desgastado después de años de vagar sin patria. Por eso prefiero finalizar mi vida en el momento adecuado, como un hombre integro para quien su trabajo mental fue siempre la más pura de sus alegrías y su libertad personal el máximo bien de que dispone en este mundo.

¡Saludo a todos mis amigos! ¡Deseo que vean el aurora después de esta larga noche! Yo, más impaciente, me voy antes que ellos. Stefan Zweig Petrópolis 22, II 1942”