Torrebruno, Marco, Espinete y el panadero Chema, La Cometa Blanca, Mazinguer Zeta, Epi y su amigo Blas, “Leones, leones”, Sancho y el gran Don Quijote, Dabadabadá los sábados por la mañana, los mundos de Yupi “el libro entretiene y yo te digo contento… hasta la semana que viene”, Cajón Desastre, Pipi Calzaslargas, “V” y sus lagartos,…

“Erase una vez el hombre”,  “La vuelta al mundo de Willy Fog”, David el Gnomo, Bola de Dragón, La abeja Maya, Dragones y Mazmorras, Dartacán y los Mosqueperros, Los Picapiedra, Heidi, Yaki y Nuka, Vicky el Vikingo, Candy, La aldea del Arce, Banner y Flappy, Comando G, Ulyses 31, Los Trotamúsicos, El Inspector Gadget, El pequeño Cid, los Fruitis, Los Osos Amorosos…

050308-1829-lapanteraro42[1]Los Pitufos, El Ultimo Koala, Fraggle Rock, Chicho Terremoto, Los Diminutos, La Pantera Rosa, Sport Billy, Las Fábulas del Bosque Verde, Las aventuras de Tom Swayer, Calimero, Las tortugas Ninja, Los Pitufos, Bugs Bunny, Tom y Jerry, Don gato y su pandilla, Thundercats , Los súper amigos, el Oso Joggy, Los Caballeros del Zodiaco, Speedy gonzalez, Ssnoopy, Garfield, El Coyote y el Correcaminos, He man, Mickey, Piolín y Silvestre, X Man,…

Scooby doo, Popeye y sus espinacas, El Pájaro loco y la Hormiga Atómica, Spiderman, El Pato Donald, El Eemonio de Tazmania, Superman, Asterix, Dumbo, Chip & Dale, Super Ratón, Mr. Magoo, Simbad el Marino, El lagarto Juancho, Winy de Poo, El Inspector Ardilla, El León Melquíades, Jhonny queso, Pixie y Dixie, Jackie y Nuca,…

José María Iñigo y Uri Geller

Recuerdo programas y series de televisión como“Más vale prevenir” con Ramón Sánchez Ocaña, “Estudio Abierto” o “Directísimo” con José María Iñigo, Mª Cruz Soriano deleitándonos con su piano, Ana Diosdado y sus “Anillos de oro”, El Lute – de ladrón a pobrecillo-, “Cañas y Barro”, “Fortunata y Jacinta”, Rodriguez de la Fuente y sus lobos,…

Como ven no son poco las series de dibujos animados que yo vi en mi infancia y de no tan pequeño. Siempre pienso que nuestros chavales ven mucha televisión. Las encuestas nos dejan claro que se amodorran delante de la caja tonta al estar absortos delante de ella más de tres horas y media cada día. Siempre he criticado ese abandono por parte de muchos padres resguardándose en la tele como escapatoria a la pesadez y estupidez en muchos momentos de alguno de nuestros hijos.

Después de muchos años me pregunto si mis padres hicieron bien dejándome ver tanta televisión. Tal vez no se dieron cuenta. Les garantizo que lo hicieron bien. Por tanto, deduzco que no es la cantidad sino la calidad de lo que vean nuestros pequeños. En definitiva, qué difícil es esto de educar.

Les dejo. Una de mis hijas se pone a ver en estos momentos “La bella durmiente”. Me sentaré en el suelo a su lado y disfrutaré de nuevo.