Luis Ignacio Lucas, recientemente nombrado director general de Bantierra, ha llegado con ganas de regenerar la entidad aragonesa. Atrás quedaron aquellas fusiones donde spots con canciones de Barry White auguraban un bonito futuro.

Nunca pensamos leer titulares en prensa como  “Alayeto cobró más de medio millón de euros en 4 años por presidir Bantierra” o “Anticorrupción cita a declarar a la cúpula de Bantierra por blanquear dinero chino”. Estos titulares llegaron debido a una dudosa gestión.  Dentro y fuera olía a cortijo familiar, donde un apellido auditaba todo tipo de decisiones.

La semana pasada, Lucas comunicaba los despidos por causas objetivas de Felipe Escorihuela (subdirector), Jesús García Polo (responsable de la red comercial), Fernando Montagud (director del área de Organización, Sistemas y Logística) y al desaparecido durante años director de Marketing, José Antonio Tovar. Muchos en silencio ya aplauden las decisiones tomadas por el nuevo director general.

Dale Carnegie recomendaba no criticar. El escritor estadounidense anticipaba que nuestra vida mejora si estamos una semana entera sin quejarnos, criticando o condenando a alguien. Este Zorro no será juez del trabajo realizado en la sede de Bantierra, ni se saltará la recomendación de Carnegie. Pero muchos se atreven a catalogar de pobre -y sin brillo- el trabajo realizado por Tovar.

En ocasiones, a un director de marketing no le dejan desempeñar libremente su trabajo. Su obligación es, entonces, defender la importancia de las funciones de este departamento clave para cualquier empresa. En otras ocasiones es el propio director de marketing el incapaz a la hora de dirigirlo y velar por el objetivo último de dicho departamento.

Tovar – buen conversador, entretenido y agradable-  ha pasado con pena y sin gloria por Bantierra. Dictamina tal afirmación si damos un breve repaso a sus acciones en marketing ejecutadas en estos años. Le ha pasado factura la falta de brillo en un sector, el bancario, donde nadie dijo que fuese fácil. Deseo que a sus alumnos, a los que imparte formación en un máster de comunicación y marketing digital, les aporte sus muchos conocimientos en la materia pero ya dicen que los que saben hacer las cosas las hacen y los que no saben, las cuentan.