No sé si será el cansancio propio del trabajo. O el cansancio provocado por el calor. O simplemente tristeza. Miradas ausentes y rostros que muestran la hora tardía. Les hablaría a todos ellos pero no me atrevo. Les contaría pero soy incapaz de romper un silencio solo acompañado por el ruido de un motor.

No romperé silencios porque no soy quien. Pero habría que hacerlo. No tenemos motivos para semejantes sentimientos empañados de tristeza. Pienso en los 57 muertos y 1.100 heridos de ayer que sumados  a los más de 8.000 muertos y 17.500 heridos acumulados a día de hoy hacen que Nepal sea un país lleno de miedos a un tal Richter.

Richter tiene motivos para entristecer a nepalíes  y, aún así, en muchas ocasiones no lo consigue. “Cada uno con sus cadaunadas” pero, por favor, midamos las nuestras.

Había dos personas muy alegres en ese autobús. Iban jugando con su móvil. Debo alegrarme porque un aparatito nos transforme o entristecerme porque nos aísle. Mientras lo pensamos ahí les dejo las cuentas para colaborar con Cáritas en Nepal. Poco cuesta…

BANKIA: ES02 2038 1010 6260 0067 5815

SANTANDER: ES66 0049 1892 6322 1328 4363

LA CAIXA: ES78 2100 5731 7702 0018 3406

BBVA: ES15 0182 2370 41 020157 0922

Banco Popular: ES84 0075 0001 8306 0735 0683

Triodos Banca: ES67 1491 0001 2520 3320 8816

Fiare Banca ética: ES95 1550 0001 2300 0083 5629