No entiendo. No entiendo  que nos vengan con estas ocurrencias. No entiendo que nos vengan con estas ocurrencias del género tonto. No entiendo que nos vengan con estas ocurrencias del género tonto a un mes de las elecciones.

El recién llegado ministro de Justicia ha abierto la puerta a sancionar a los medios de comunicación por las filtraciones judiciales. Todo por garantizar la confidencialidad de dichas actuaciones.

Muy mal. La libertad de expresión tiene sus límites legales bien marcados. No me fío de los políticos que pretenden recortarla.

El gobierno lo está bordando –digo con ironía- en los últimos meses: recortar la libertad de expresión, “meterse” con un principio inquebrantable en los medios  -a los que necesitan-, las peripecias de Rato y las alegres manifestaciones de Montoro pueden estar cavando la tumba del partido que gobierna.

No sé que les quedará por hacer en Madrid para torpedear a sus candidatos en provincias. Esperaremos a la siguiente. O saldrá Monago con alguna de las suyas. O reformarán una ley en la que estemos todos de acuerdo. O aparecerá alguna grabación indigna sacada de algún cajón judicial. Ah no! Que ya no se publicarán filtraciones.