• ‘Danielle’, que ha dirigido Alejandro Amenábar, narra la historia de una visitante de otro mundo, que se encontrará por azar con Daniel, un guía turístico, con el que un décimo de lotería marcará su destino
  • La campaña, que es obra de la agencia Leo Burnett, habla sobre el significado de la suerte y, de nuevo, muestra que la mejor parte de la Lotería de Navidad es poder compartirla

Una historia llena de fantasía, optimismo y amor es el eje central de Danielle, la película de 20 minutos con la que Loterías y Apuestas del Estado nos recuerda que su tradicional sorteo de Navidad está a la vuelta de la esquina. Dirigida por Alejandro Amenábar, narra la historia de una visitante de otro mundo que se encuentra por azar con Daniel, un guía turístico de Madrid, con el que un décimo de lotería marcará para siempre su destino. Danielle habla sobre el significado de la suerte y, una vez más, nos muestra que la mejor parte de la Lotería de Navidad está en poder compartirla con los que uno quiere.

Es el cuarto año que la agencia Leo Burnett se encarga la creatividad, pero la primera vez que ha desarrollado un cortometraje, que también está disponible en una versión de tres minutos y medio, que se emitirá en televisión, y dos versiones de 45 segundos y una de 30. Cada una de ellas resume la historia desde distintas perspectivas. La agencia también ha creado una serie de piezas gráficas para exterior, prensa, elementos de PLV y cuñas de radio.

La campaña se completa con la creación de una web, donde los usuarios podrán probar suerte y quizás también encontrar a alguien especial. Para ello solo tendrán que registrar los números de los décimos a los que juegan y conectar así con las personas que lleven esos mismos números. Una acción relacionada con el argumento de la película. También se harán acciones especiales que llevarán la historia a la realidad. Para ello se generarán contenidos que recopilarán en el perfil de Facebook de Lotería de Navidad.

La presentación de la campaña de Loterías es uno de los hitos de la comunicación y una señal de que la Navidad está a la vuelta de la esquina. Leo Burnett se ha encargado de este proyecto en los últimos años, primero con El bar de Antonio, una historia enmarcada en la crisis económica y el valor de compartir; después con Justino, una pieza de animación que ha tenido importantes reconocimientos internacionales y nacionales, y, el pasado año, con la historia de Carmina, una mujer que padecía alzhéimer.