Conocí de la existencia de este vídeo hace un tiempo. Ocurrió en el canal argentino 5 noticias. En España recientemente venimos del episodio de los titiriteros. Agota a este cronista la eterna polémica de la libertad de expresión y  el derecho a la información. Enmascarar la ofensa con ironía, sátira o humor no debe permitir un salvoconducto hacia “el vale todo” para que uno escriba o haga lo que le dicte su “real gana”.

La malintencionada libertad de expresión, enmascarada con ironía, sátira o humor, últimamente suele dirigirse a aquellos que libremente hemos optado por caminar en nuestra vida en base a la fe cristiana. Lo siento. “Los hechos son como los sacos; si están vacíos no pueden tenerse en pie” decía el dramaturgo italiano. Alguno debería respetar que 2.100 millones de personas llenen su saco con lo que les de la gana.

Ir por este camino debería suponer que a otros nos legitime elegir –basándonos en el mismo criterio- la ofensa personal basada en la libertad de expresión… pero con humor. Ellos saben que no será así y por eso se aprovechan del débil que nunca lo fue.