El actor zaragozano José Luis Gil decía recientemente que “hay que pinchar el globo de la vanidad cada día”. Estarán de acuerdo conmigo que en el sector de la prensa, radio y televisión hay algún que otro vanidoso o vanidosa.

Pinchen globos entonces. Pinchen orgullos todas aquellas personas que tienen un altísimo concepto de sus opiniones o un gran afán excesivo de ser admirados. Pínchenlos y combatan su propio ego. Combatamos nuestro propio ego… te dediques a lo que te dediques.

Otros piensan que es imposible crear opinión sin un puntito de vanidad. El cronista lo duda.