Pasapalabra[1]

Había una vez una productora británica que se inventó un exitoso concurso y un italiano llamado Vasile -que se creía muy listo- copió y pegó para que funcionase en su país de adopción.

La productora anteriormente había exigido a Telecinco que se convirtiera en coproductora de ‘Pasapalabra’. Así la compañía percibiría un 10% adicional al fee pactado. El italiano listo tuvo que aceptar porque tal vez el formato se lo ofreciesen a Atresmedia.

Un día don Paolo se levantó temprano y se percató de que los inventores no habían registrado ni el “rosco” ni la marca ‘Pasapalabra’. El gran don Paolo se fue a Veralia (Grupo Vocento), habló con su director general que tiene por apellido Boserman y los dos le hicieron un restyling al formato mandando a paseo a los ingleses.

¿Ustedes conocen a muchos ingleses tontos? La productora británica –ITV Studios para más señas-  presentó una demanda acusando de vulnerar los derechos de propiedad intelectual a Mediaset por copiar y pegar un programa llamado “The alphabet game”.

Don Paolo me ha demostrado no ser tan listo. Esta ocasión su error le ha costado a la empresa que él dirige la bonita cantidad 17 millones de euros.