El vino, perteneciente a la D.O. Ribeira Sacra, emplea el guisante como clarificante vegetal
Además del respeto por la naturaleza, abre el mundo del vino al público vegano y a las personas con alergias

La innovación y la búsqueda de nuevos mercados llevaron a la bodega Vía Romana a elaborar el primer vino gallego que cuenta con el certificado vegano, un mencía de la D.O. Ribeira Sacra. Según el director general de la bodega, Juan Luis Méndez Rojo, esta iniciativa suman a la filosofía del “slow life” como hábito de vida y disfrute.

En esta ocasión, en la nueva añada del mencía vegano se emplea como clarificante vegetal el guisante, cumpliendo el estricto proceso que marca la Unión Vegetariana Española, para que el producto final no pierda sus propiedades organolécticas. Además, en Vía Romana este vino permanece un mínimo de ocho meses en depósito y otros seis meses en botella antes de salir al mercado, y cumplir así una de las máximas de la bodega: “el vino que no entiende de prisas”.

Andrea Ripoll, directora de proyectos de la Unión Vegetariana Española, sostiene que “es fantástico que una bodega tenga la sensibilidad para hacer un vino vegano, es decir, sin productos animales. Indica también un amor por la naturaleza y un servicio no sólo para los vegetarianos sino para todas las personas que padecen alergias y que hasta ahora no podían disfrutar del vino”.