• El vino de la bodega oscense inspira al orfebre Fernando Piró en el diseño de una novedosa creación de joyería
  • Alfaya es una pieza que evoca toda la grandeza que encierra el Somontano y será la nueva imagen de Viñas del Vero Gewürztraminer 2016

Viñas del Vero Gewürztraminer, el vino blanco más emblemático de la bodega oscense, se ha convertido en una pieza única de joyería. Alfaya es el original colgante, que ha salido de las manos del orfebre Fernando Piró, evocando toda la grandeza que encierra el Somontano. Se trata de una novedosa creación, que, además, será la nueva imagen de Viñas del Vero Gewürztraminer 2016.

Alfaya es el nombre elegido para esta obra singular, un término utilizado en el aragonés antiguo del Somontano para hacer referencia a las joyas de la época. De edición limitada, es un colgante exclusivo realizado a mano y acabado en plata dorada de primera ley, que recuerda el color de la varietal Gewürztraminer.

El creador de la joya define esta creación como un reflejo de la esencia de Viñas del Vero Gewürztraminer: “Paseos entre piedras milenarias, amaneceres de otoño brumoso, aguas cristalinas que corren por el río Vero. Difícil resumir en una sola pieza todo el Somontano, sus colores, sus texturas, el aroma de sus campos. Reflejos del atardecer en el cuarzo roas, el verde de la vid en el jade, el azul del agua que da la vida a la piedra madre. Y la plata, que chapada en oro, evoca el color de este Gewürztraminer.”

La pasión por la innovación es una de las máximas de Viñas del Vero, una bodega pionera no solo en el mundo de la enología y viticultura, sino también en la realización de propuestas novedosas. Entre ellas se encuentran su última iniciativa, Alfaya, pero también la creación del Perfume de Gewürztraminer, la primera fragancia femenina del mundo vino basada en los inconfundibles aromas de esta variedad de uva.