Se han puesto de moda. Se montan ferias dedicadas a estos bichejos y  especiales varios en diferentes medios que nos asoman a un futuro que ya es presente.

Imagínense el Paseo de la Independencia lleno de drones. Cada uno con el nuestro. Estos pequeños ingenios voladores acompañarían al tranvía, bicicletas, automóviles y a los pobres peatones rodeados de tanto invento.

Pero no me debería impresionar porque “Regreso al futuro” ya nos anunció que llegarían. Les dejo con la escena del 21 de octubre del 2015 -que ya ha llegado- y me apresuro inmediatamente a comprar mi dron. Le voy a llamar Joselín…